Por Ruben Peña Blanco
28 enero, 2017

Pueden ser la mascota que tanto necesitas.

Si estás pensando en adoptar una mascota, pero no tienes una afición a los perros y gatos, como la gran mayoría, puedes pensar en tener un jerbo. Sí, un jerbo, ¿no lo conoces? Es un animalito, muy pequeño y tierno que a simple vista parece la mezcla de una rata, con un canguro, un león y un conejo.

NatGeo

¡Ay, no te asustes! Son inofensivos y solo se ven así de cachorros, luego son algo más parecido a un hamster. Además son muy juguetones y puedes enamorarte de uno con mucha facilidad.

Los jerbos, también conocidos como dipodinos, son roedores saltadores que viven en la zona septentrional de África y Asia. Es un animal esbelto, con un cuello muy corto y ojos enormes, además de contar con patas traseras más largas que las delanteras, por lo que se mueven en saltos.

mercafauna

No hace demasiados años que el jerbo ha sido introducido como animal de compañía y mucha gente los confunde con hámsters y ratas, aunque son diversas las diferencias entre ellos.

Quizás lo más importante que tienes que saber para adoptar un jerbo es que debes proporcionarles un hábitat adecuado que les permita escarbar como lo harían en su estado salvaje.

Hay cerca de 31 especies de jerbo, incluyendo jerbos pigmeos (que se hacen más pequeños), jerbos de tres dedos (solo se cubre con su cabello), enanas grasa-colas, y jerbos vegetarianas iraníes (esnobs). Y, por supuesto, algunos de los jerbos tienen orejas cortas y otros más largas. Los jerbos de orejas largas están en peligro de extinción.

mercafauna

¿Te gustaría adoptar uno?

Puede interesarte