Por Leonardo Granadillo
16 diciembre, 2020

“Ahora está bajo el cuidado de la policía de Muzaffarnagar”, confirmaron las autoridades. Aseguran que el fotógrafo se preocupó por capturar el momento, pero no en ayudarlo. Una imagen para reflexionar.

Para prestar ayuda no siempre es necesario contar con millones de dólares en nuestra cuenta. El simple hecho de tender la mano, hacer una llamada, reportar un crimen o dirigir a los afectados hacia un lugar seguro, puede ser suficiente. Algo que no nos quita demasiado tiempo.

A través de las redes sociales desde hace algunos días se está haciendo viral la foto de un niño de entre 9 y 10 años que fue visto durmiendo en las calles de Muzaffarnagar, ciudad de India. El pequeño fue identificado como Ankit, y lastimosamente, no cuenta con los apoyos básicos para salir adelante.

Su padre está en prisión y su madre, lo ha abandonado y dejado en la calle. Él se dedica a la venta de globos y de algunas infusiones de té para sobrevivir, pero la verdad, no tiene ningún sitio estable donde descansar. Su único compañero es Danny, su fiel mascota, la cual se ve durmiendo junto a él en la imagen viral.

BBCL

La imagen del periodista local generó el impacto deseado, pero también fue criticado por parte de la comunidad en twitter debido a que no intervino por él con prontitud:

Twitter

De acuerdo a The Times of India, el perro lo acompaña hasta cuando va a trabajar. “El perro se la pasa sentado en un rincón mientras el niño trabajara aquí. Ankit se respeta a sí mismo y nunca tomaría nada gratis, ni siquiera leche para su perro”, confesó el hombre que a veces le da trabajo.

En medio de la conmoción, al menos el joven fue rescatado por las autoridades de Muzaffarnagar quienes buscan al menos algún familiar de Ankit: “Ahora está bajo el cuidado de la policía de Muzaffarnagar. Estamos intentando localizar a sus seres queridos y sus fotografías fueron enviadas a varias comisarías de policía de los distritos colindantes. También hemos alertado al departamento de bienestar de la mujer y el niño del distrito”, explicó el cuerpo policial vía twitter.

Por suerte, hubo final feliz. Ankit ahora vivirá con Sheela Devi, una mujer de la zona muy amigable, compañera del niño. También estudiará en una escuela privada que se ofreció a no cobrarle por sus estudios. Su camino está tomando rumbo.

Puede interesarte