Por Daniela Morano
10 abril, 2019

Fueron golpeados y quemados para vender su carne pero alcanzaron a ser rescatados. Junto a su dueña intentan volver a vivir una vida normal.

Skye Wardle tiene 22 años y trabaja como asistente de organizaciones animalistas en Gloucestershire, Inglaterra. Hace unos años la estudiante adoptó a tres perros rescatados de un horrible matadero en China, donde se suele criar a estos para luego ser sacrificados y su carne vendida en grandes festivales del país. Con amor y mucha devoción, la vida de estos tres perros cambió por completo, y quiso mostrarle al mundo lo mucho que la adopción beneficia a estos animales.

Primero adoptó a Clover en noviembre del 2016, un golden retriever que estaba desnutrido y deshidratado, con neumonía y distemper. Clover fue rescatado de un matadero en Chagchun. En marzo del 2017 adoptó a Bonnie, quien fue abandonada en Beijing cubierta de costras y piojos.

También sufría de distemper, una condición que mata alrededor de un 80% de los cachorros. Bonnie sobrevivió pero sufre de mioclono, espasmos musculares involuntarios que le han causado problemas neurológicos.

MDWfeatures/Skye Wardle
MDWfeatures/Skye Wardle

Y ocho meses después Wardle adoptó a Nellie, una perrita samoyedo embarazada que fue quemada en el mismo matadero donde la mantenían encerrada.

Wardle ha dedicado estos años a cuidarlos y ayudarlos a mejorarse para además crear consciencia sobre el impacto que tiene adoptar y rescatar mascotas en vez de comprarlas. Su mamá, Julie, comenzó a Daily Mail que «todos somos amantes de los animales y siempre hemos tenido muchas mascota. Siempre hemos sabido sobre el festival de Yulin, incluso celebridades muy famosas se han referido al respecto, pero jamás pensamos que tendríamos la oportunidad de salvar a uno. Un amigo de nosotros comenzó un proyecto para rescatar perros en China así que lo contactamos y así conocimos al golden retriver. De ahí vienieron Bonnie y Nellie, a quienes tuvimos que esperar hasta que pudiesen viajar al Reino Unido».

MDWfeatures/Skye Wardle
MDWfeatures/Skye Wardle

Según relató, los tres perros se llevan muy bien entre ellos y tienen personalidades similares. Esto ha hecho de su transición mucho más fácil pues tienen alguien más en quien confiar. «Clover es muy tierno, calmado y sensible. Creo que es el más afectado después del abuso que sufrió, pues allí los golpean, les lanzan objetos pesados y los mantienen atados».

MDWfeatures/Skye Wardle
MDWfeatures/Skye Wardle
MDWfeatures/Skye Wardle
MDWfeatures/Skye Wardle

«Bonnie es muy divertida. Es muy ruidosa, le encanta pelear y ladrar, es muy dura. Es como la pequeña jefa de todo, muy independiente a pesar de necesitar de mucha ayuda».

En cuanto a Nellie, es ella quien «más ha cambiado desde su adopción. Al principio estaba débil y su tic le impedía dormir o hacer sus necesidades, pero siempre está contenta y le encanta la vida. Le gusta perseguir las pelotas y correr mucho».

MDWfeatures/Skye Wardle

Julie Wardle insiste en que la adopción es en definitiva una buena acción que mucha gente cree que será un problema, pues los perros no están entrenados, pero se equivocan. Son como cualquier otro, y todavía más felices estarán de ser parte de una familia que sí los quiera y cuide.

Puede interesarte