¡¿En serio?!

¿Quién dijo que la vida en una granja es aburrida? John Wells puede demostrar con importantes pruebas que no es así. Este hombre hizo un drástico cambio en su rutina y se mudó desde Nueva York a un sitio “en medio de la nada”, como él mismo lo llama. En ese lugar construyó una casa que funciona con pura energía solar, haciéndose rápidamente muy conocido entre los ambientalistas.

Y si ama el medioambiente, por supuesto que también ama a los animales.

Por eso, con un simple experimento demostró que son ellos los que hacen su vida entretenida en el campo. Ocultó una cámara en un balde de agua y simplemente esperó… ¡y miren!

Los invitados sorpresa son geniales. Pollos, un burro, un conejo, abejas (que fueron rescatadas del agua, tranquilos) y más. Estos protagonistas hicieron que el video se volviera rápidamente un viral de internet que no deja de sacar aplausos.

Y hasta John tiene a su favorito…

“Estuve gratamente sorprendido mientras editaba el video al ver que George el conejo tuvo su aparición. Lo reconozco de entre todos los conejos por el pequeño hoyo en su oreja”.

-John Wells-

Y tras su divertido video, aclaró que ningún animal o humano sufrió daños durante el rodaje.

¿Qué te pareció a ti?

Puede interesarte