Por Florencia Lara
22 junio, 2022

Baymax, como fue bautizada la tortuga de 176 kilogramos, logró dar a luz gracias a los cuidados del zoológico de Miami y sus profesionales que no dudaron en salvarla.

Muchas veces, los animales que no son domésticos, deben enfrentarse a la ley de la naturaleza y jugar a veces el papel de presas y otras de depredadores. Por desgracia, una tortuga gigante que estaba embarazada, resultó ser la víctima de un tiburón y un equipo de especialistas hicieron hasta lo imposible por salvarla.

Zoológico de Miami

Un grupo de una central eléctrica de Miami, Estados Unidos, convirtieron una salida a terreno común y corriente en un acto heroico sin ni siquiera imaginarlo. Los trabajadores, se percataron que en la playa había una tortuga de gran tamaño, quien apenas podía moverse tras haber sido atacada por nada más ni nada menos que un tiburón.

Las personas rápidamente llamaron al zoológico de Miami, quienes sin tardar iniciaron un operativo de rescate. Una vez en sus manos, ñas especialistas trasladaron la tortuga, a quien bautizaron como Baymax, a sus dependencias para tratarlas.

Zoológico de Miami

A pesar de que el animal tenía una enorme herida en su aleta izquierda y daños en su caparazón por el ataque del tiburón, el equipo de veterinarios logró estabilizarla con “líquidos, vitaminas y alimentos que incluían calamares y cangrejos”, según informaron.

Una vez que Baymax estaba fuera de peligro, comenzaron a realizarle exámenes para comprobar sus niveles anímicos y fue cuando se enteraron de una gran sorpresa: La tortuga se encontraba embarazada.

Para seguir el tratamiento, los médicos diseñaron un tanque  que soportara los 176 kilogramos de la tortuga que se estima que tiene ya 50 años de edad. Gracias a los cuidados de los especialistas, Baymax no solo se recuperó de sus lesiones, sino que además logró dar a luz a más de 100 huevos que se convertirán en futuras tortugas.

Zoológico de Miami

A pesar de que normalmente no todos los huevos llegan a ser fértiles según los veterinarios, aún tienen la esperanza que gran parte de ellos evolucionen y finalmente ayuden a preservar la especie de las tortugas acuáticas en Estados Unidos.

Puede interesarte