Por Lucas Rodríguez
28 julio, 2021

Don Adolfo fue visto caminando por las calles de La Serena, Chile, con un letrero en donde había una foto de su cachorro y un número. Gracias a la difusión, se supo que alguien se había llevado por error a su perrito, al creer que estaba abandonado.

Todos hemos estado en la situación alguna vez de vernos privados de ese compañera de vida especial. No estamos hablando de haber perdido a un miembro humano de nuestra familia: eso es una clase de dolor mucho más profundo y diferente. Sino que de cuando el perrito que siempre sale a recibirnos cuando ponemos un pie fuera de la casa, no aparece. 

Tener que hacernos a la idea de que ese compañero de vida pudo haberse herido de alguna manera, encontrándose en una situación donde necesite de nuestra ayuda, puede despertar en cualquiera de nosotros una sensación de desesperación e invalidez.

Unsplash – Imagen Referencial

Eso fue con lo que se encontró Don Adolfo, un hombre anciano que vive cerca del sector de Plaza de Armas, en La Serena, Chile. La Cuarta informó sobre cómo las personas que frecuentan esa céntrica locación vieron al anciano deambulando desamparado. El cachorro sería el único compañero de esta persona de avanzada edad: las personas que pasan por ese sector con frecuencia ya los han visto a ambos en más de una ocasión. 

“Don Adolfo pasa días enteros caminando y esperando le devuelvan a su perrito. Hoy lo encontré llorando en la Plaza de Armas esperando por él”

–Denunciante de la desaparición del perro de Don Adolfo, para La Cuarta

Al poco investigador, surgió que lo que había pasado con el cachorro era que al encontrarlo solo fuera de una tienda, una mujer lo habría llevado con ella para darle ayuda. Esta persona estaría intentando ser contactada, cosa de que se le agradezca su gesto, pero se le haga entender que el cachorro era el compañero inseparable de Don Adolfo. 

La Cuarta

No es raro que las personas de tercera edad desamparadas, encuentren su apoyo en perritos. Las historias como la de Don Adolfo son muy comunes, especialmente en lugares de climas templados, como los son las ciudades del norte de Chile. Es en lugares como estos donde estas personas pueden llegar a hacer una vida medianamente estable en las calles, consiguiendo comida por medio de programas de caridad, así como a cambio de trabajos de temporada. 

La Cuarta

Para personas así, alejadas de cualquier rutina, y carentes del afecto al que el resto de nosotros estamos acostumbrados, tener a su lado a un perrita es algo completamente necesario.

Unsplash – Imagen Referencial

Es de esperarse que la persona entre en contacto con Don Adolfo y le pueda regresar a su perro. Quizás entre ambos forman una amistad, todo sea para darle un poco de comida a ese cachorro y su dueño. 

 

Puede interesarte