Por Constanza Suárez
4 octubre, 2019

El perrito compartía todos los días con Facundo y lo esperaba en la estación. Ahora vive feliz en la casa del joven, junto a su familia.

Facundo Brusco, de 27 años, solía trabajar en una tienda de mascotas y desde que vio a Toto, un adorable perrito, decidió alimentarlo todos los días. Comenzaron a compartir más, hasta que el perro se convirtió en el nuevo compañero de Brusco. 

Toto acompañaba a Facundo al trabajo, por lo que a la vuelta iba con él nuevamente hacia la estación y dormía ahí. “Facu me dijo que iba todos los días un perrito pero que no parecía que viviera en la calle porque tenía collar. Igual le daba de comer y beber”, contó Karina, la mamá de Facundo a Clarín.

Desde 2012 que Brusco padecía depresión, batallando de mano de tratamientos psiquiatrico y psicologico. Pero desafortunadamente, el 14 de agosto tomó la decisión de quitarse la vida en el paso nivel de la estación El Jagüel, en Argentina.

Clarín

Entonces los vecinos notaron como la ausencia de Facundo afectó a Toto. Ya no lo veían tanto como antes; solo deambulando a veces por la estación. Hasta que se instaló al costado de las vías donde Facundo falleció. 

Los vecinos construyeron una cama para él con cajas y bolsas, y así evitar que se mojara con la lluvia. También le daban de comer a diario. 

Clarín

Un grupo de rescatistas, Patitas Glew, supo lo que estaba pasando Toto y decidieron ir a buscarlo. “Cuando fuimos nos costó mucho agarrarlo, es muy desconfiado y estaba muy asustado”, cuenta Sol, una de las integrantes.

Llevaron al perrito a un hogar de tránsito y publicaron su caso en redes sociales para encontrar una familia definitiva. Los miembros de la organización lo bautizaron como Toto, pero hay una linda coincidencia en aquello: “Toto” era el apodo que la familia de Facundo usaba para nombrarlo. 

Clarín

Cuando leí que al perro lo habían bautizado Toto nos largamos a llorar junto a mi hija. Facundo no se podía ir así sin más, yo le pedí una señal para saber que estaba en paz y al otro día me entero de esto, no sabía como reaccionar, solo quería tener a ese perro conmigo”, dijo Karina emocionada a Clarín.

Después de enterarse de esta historia, integrantes de Patitas Glew se pusieron en contacto con Karina para hablar sobre Toto. Ahora Toto está viviendo en la casa de Facundo, con su familia. 

Aunque en un principio estaba asustado, con el tiempo Toto descubrió que esta era su familia. No por nada Facundo lo cuidó y quiso por tanto tiempo.

 

 

 

Puede interesarte