Rasgaba la puerta pero nadie respondía, tras varios días los vecinos entendieron lo ocurrido y llamaron a una rescatista que le consiguió un nuevo hogar. “Cupido” necesitaba una familia con un corazón tan grande como él.

Cambiar de hogar trae consigo nuevos proyectos, nuevos planes, nuevas metas. Cuando lo hacemos generalmente nos gusta dejar todo lo malo atrás y dar lugar a nuevas oportunidades, sin embargo, hay seres vivos que no merecen ser descartados ni muchos menos engañados.

Por más inquieto que pueda llegar a ser un perro, si por problemas de espacio o cualquier motivo necesitamos entregarlo a otra familia, dejarlo a su suerte no es la forma. Pese a que muchos sabemos esto, una familia en Harrisburg, Pennsylvania (Estados Unidos) parece haberlo olvidado.

Speranza Animal Rescue

Janine Guido, fundadora del Speranza Animal Rescue, recibió la llamada de unos vecinos de la zona, debido a que un perro que fue bautizado como “Cupido” (probablemente por la cercanía a San Valentín) quedó sólo y abandonado luego que su antigua familia se mudara sin tenerlo en cuenta.

Lo más triste del caso es que mientras ellos hacían rumbo a su nuevo hogar, la mascota pasó días e incluso semanas sentado en la entrada de la casa confundido, rasgando la puerta y esperando que volvieran.

Speranza Animal Rescue

“Todo lo que me dijeron fue que sus dueños se mudaron y lo dejaron atrás. Le pregunté a muchas otras personas si sabían algo sobre el perro y simplemente dijeron: ‘Se mudaron'”, confesó Janine Guido (quien completó el rescate) a The Dodo.

Al llegar, Guido encontró a Cupido comiendo desechos de basura. En un principio estaba muy tímido y cerrado, tanto que cuando ella quiso acercarse él corrió a su antigua casa pidiendo que le abrieran la puerta. Sin embargo, obviamente nadie atendió al llamado.

Ya no tenía su “lugar seguro”, así que Guido tuvo que perseguirlo por unos 30 minutos hasta que Cupido le dio un poco de confianza, ella le dijo que todo estaría bien, le comenzó a hablar y el inteligente can comenzó a ceder.

Speranza Animal Rescue

“Suena tonto, pero juro que él sabía lo que le estaba diciendo. Él literalmente se acercó y se sentó y me permitió atarlo”, señaló Janine.

Una vez que Cupido completó sus controles veterinarios, arrancó la búsqueda de hogar para el fiel grandulón. “No creo que sea difícil de encontrar porque realmente es el chico más dulce”, enfatizó Janine en su momento.

Speranza Animal Rescue

Creo que su lealtad está más que comprobada y garantizada, ojalá haya llegado a una buena familia dispuesta a darle la oportunidad que se merecía. Gracias a Janine y su fundación, seguramente Cupido encontró y está recibiendo el mismo cariño y la lealtad que suele dar.

Puede interesarte