En Corea del Sur acostumbran comer perro, por lo que hay más de 17,000 granjas en donde los crían de formas muy crueles.

Ya sabemos que las costumbres occidentales son muy diferentes a las orientales; y eso deberíamos respetarlo. ¿Pero qué pasa cuando se está pasando a llevar a otro ser vivo de manera sistemática? No solamente eso, si no que también está sufriendo. Entonces los límites de lo que es aceptable y lo que no es se vuelven por lo bajo difusos.

Esto lo afirma Gus Kensworthy, un esquiador profesional que compitió en Los Juegos Olímpicos de Invierno en Pieonchang, Corea del Sur: “Sí, se puede argumentar que comer perros es parte de la cultura coreana. Y, si bien personalmente no estoy de acuerdo con ello, sí estoy de acuerdo en que no es mi lugar el imponer ideales occidentales a la gente de aquí. Sin embargo, la manera en la que estos animales están siendo tratados es completamente inhumana y la cultura jamás debiese ser un chivo expiatorio para la crueldad“.

Lo que expone el hombre es bastante preocupante, pues dice que la granja que él logró cerrar junto con la Humane Society Internacional es solo una de las 17.000 que hay en Corea del Sur. Los 90 perritos rescatados serán trasladados a Estados Unidos y Canadá, donde se espera que sean adoptados. Gus decidió adoptar a una cachorrita la cual nombró Beemo.

https://www.instagram.com/p/Bfi588KhAmB/

Kenworthy ya se ha hecho algo así como una reputación por rescatar perritos mientras compite en las Olimpiadas. El 2014 cuando compitió en los juegos Sochi, en Rusia, salvó a cinco perros callejeros que encontró en la ciudad.

Comer carne de perro es una vieja tradición en Corea a la cual se le denomina Gaegogi. Supuestamente la carne de perro sería utilizada en algunas recetas porque restablece la virilidad. Pero esta práctica es muy controversial, pues no solamente es muy cruel con los animales, si no que también tiene reparos sanitarios.

New Olympics. Same me.

A post shared by gus kenworthy (@guskenworthy) on

Quienes apoyan el Gaegogi creen que la carne debiese estar regulada, pues hasta ahora las leyes de ganadería en Corea del Sur no cubren la crianza y posterior matanza de perros. Los que comen carne de perro establecen que esta debería estar preparada de formas humanitarias y sanitarias. Sin embargo hay quienes postulan que la práctica debiese ser completamente prohibida.

Por suerte esta costumbre parece estar decayendo. Una encuesta realizada en 2007 por el Ministerio Coreano de Agricultura reportó que un 59% de personas coreanas bajo los 30 años no comería perro.

Puede interesarte