Por Romina Bevilacqua
21 enero, 2016

Una trágica realidad que pasa más seguido de lo que creerías.

Dos hermanos que pasaban junto a un río en Waverly, Iowa se encontraron con una desgarradora escena. Allí en el agua, un águila calva, una especie protegida y emblema del país, flotaba sin fuerzas suficientes para salir. Estaba tiritando y pudieron notar que algo no andaba bien, así que entraron al agua para rescatarla y la llevaron al hospital de animales Avenue of the Saints para que la revisaran.

Captura-de-pantalla-2016-01-18-a-las-14.58.53
Fuente

Era la primera vez que el hospital recibía a un águila calva en sus instalaciones, pero procuraron hacer todo lo que estuviese a su alcance para salvarla. Le tomaron muestras de sangre y la revisaron exhaustivamente. No había señales de heridas en su cuerpo. Pronto, cuando recibieron los resultados de las pruebas supieron de qué se trataba: estaba sufriendo un envenenamiento por plomo.

Los análisis de sangre arrojaron niveles letales de este metal pesado en su sistema, así que comenzaron rápidamente el tratamiento. La llamaron «river» (río) y  la enviaron a un centro de rehabilitación donde la monitorearon continuamente con la esperanza de que mejorara.

12523056_1109541069058199_2394616496510594113_n
Avenue of the Saints Animal Hospital

El envenenamiento por plomo es en realidad bastante común en estas aves de presa, que cazan animales que han sido alcanzados por balines de plomo de cazadores o que se alimentan de peces que han quedado con anzuelos atascados o han ingerido pesos de pesca. Aunque también es común en animales carroñeros como buitres y cóndores, que terminan comiendo los restos de cadáveres también contaminados con plomo por las mismas razones que exponemos.

Lamentablemente para estos animales, el envenenamiento por plomo muchas veces es fatal. Y así lo fue para esta águila calva. Pese a los esfuerzos de los profesionales, no pudo resistir más. El daño que el plomo había provocado en ella era demasiado y finalmente fue condenada a una extensa agonía y una «terrible y horrorosa muerte», según señaló la especialista encargada de su rehabilitación.

Captura-de-pantalla-2016-01-18-a-las-14.59.12
Avenue of the Saints Animal Hospital

 

Puede interesarte