Esta madre chimpancé podría competir con varias de nuestra especie y saldría ganando.

Este tipo de historias nos abren los ojos sobre cuanto tienen de humanidad algunas especies animales… a veces incluso más que nosotros mismos. De acuerdo a un estudio publicado por un equipo de investigadores japoneses en la revista Primates, un curioso hallazgo de una familia de chimpancés fue hecho en la isla de Tanzania, en 2011. Resulta que una de las madres había parido a una cría que tenía ciertas discapacidades semejantes al Síndrome de Down en los seres humanos. Sin embargo, la familia de primates no hacía ningún tipo de distinción respecto a ella, al contrario, la amaban y la cuidaban con devoción al igual que al resto de las crías.

Antes de esto, no existían estudios sobre el comportamiento social de una familia de chimpancés con una cría con discapacidad. De acuerdo a Michio Nakamura, profesor asociado del Centro de Investigación de Vida Silvestre de la Universidad de Kyoto, esta investigación podría dar ciertas luces sobre cómo evolucionaron los seres humanos hasta convertirse en animales sociales:

“Una de las características de la sociedad humana es que la gente se ocupa de las personas con discapacidad y de los que se encuentran en posiciones vulnerables. Es interesante observar a un chimpancé cuidando de un bebé con discapacidad. Nos puede ayudar a entender cuándo se produce dicha sociabilidad, ya que son las especies modernas más cercanas a los seres humanos”

-Michio Nakamura-

“Una muy linda historia. Una bella lección de vida nos envían nuestros amigos chimpancés”.

El pequeño chimpancé tenía varios problemas: daño en la columna, un bulto en su vientre y un sexto dedo en su mano izquierda. De acuerdo a las descripciones de Nakamura, tenía la mirada perdida y mantenía siempre su boca entreabierta, lo que, en suma, los llevó a determinar de que se trataba de un pequeño primate con discapacidad mental. Pese a que no podía sentarse por sí sólo ni aferrarse a su madre, el bebé chimpancé ya tenía dos años de edad, gracias a los cuidados que le habían brindado durante toda su vida su madre y su atenta hermana mayor.

Pero más allá de las evidentes capacidades sociales que este tipo de comportamientos evidencia, la conducta también puede definirse como de gran lealtad y amor. Lejos de abandonar al bebé porque requería de demasiados cuidados, la familia se dedicó a cuidarlo y a mantenerlo vivo con cariño y preocupación.

Estas adorables fotografías de cuidado y devoción por esta criatura, no dejaron a nadie indiferente:

“Madre chimpancé hizo que su cría con discapacidad parecida al Síndrome de Down, sobreviviera 23 meses en estado salvaje”.

Este grupo de chimpancés de Tanzania son estudiados desde el año 1965 por los investigadores de la Universidad de Kyoto, por lo que están muy bien habituados a la presencia humana. Lamentablemente, no se ha visto al pequeño bebé chimpancé con discapacidad desde el año 2012, por lo que se cree que ha muerto. De acuerdo a Nakamura, quizás su muerte se debió a que no consumía alimentos sólidos, sino sólo líquidos, o bien, a que su hermana tuvo sus propias crías y, por lo tanto, se le hizo difícil continuar prestándole atención.

Día a día, la naturaleza nos brinda grandes lecciones de vida.

Puede interesarte