Por Catalina Grez
28 agosto, 2015

¡Esto sí que es obediencia!

Nadie dijo que fuera fácil criar y enseñar con disciplina, pero esta mujer sí supo hacerlo y de una forma extraordinaria. Ella es dueña de 16 perros, los cuales están en un amplio jardín esperando tranquilamente mientras ella se toma su tiempo para nombrarlos. Lo más divertido de todo esto, es que uno a uno comienzan a salir de esta especie de corral cuando son llamados por su nombre. En un orden perfecto, cada uno sabe cuál es su nombre y aguardan su turno para salir a jugar.

Parece hasta imposible ver cómo estos amigos de 4 patas son tan obedientes, pero este es un claro ejemplo de cómo afecta en el comportamiento la crianza con amor y dedicación. Mientras se haga un esfuerzo grande por enseñar, todo es posible.

httpv://youtu.be/X_mbNE5UzHI

Me pone muy feliz saber que ella es una buena madre.

Puede interesarte