Por Yael Mandler
29 septiembre, 2015

Todos lo intuíamos en nuestros corazones

Todos sabemos que biológicamente hablando, los perros viven menos que los humanos. Sus cuerpos son menos resistentes al paso de los días y sus tiempos son más rápidos que los nuestros, según se dice popularmente. Cuando te dicen que tu perro está enfermo y no va a poder recuperarse, un dolor en el pecho comienza a surgir, uno fuerte que parece hacerse insoportable cuando tu mejor amigo deja de respirar.

Pero de acuerdo a la teoría de un chico llamado Ernie, este dolor justamente es la prueba de que los perros nunca mueren realmente. «Cuando crees que tu perro murió, él sólo se quedó dormido en tu corazón. Y a propósito, está moviendo su cola locamente, y esa es la razón por la que tu pecho duele tanto y tú lloras todo el tiempo. ¿Quién podría no llorar con un perro feliz moviendo su cola en su pecho? Ouch», explica.

Este dolor va disminuyendo con el tiempo y eso también tiene una razón: Cuando recién se quedan dormidos, despiertan todo el tiempo y por eso, tú lloras todo el tiempo. Pero a medida que van pasando los días, empiezan a dormir más. Cada vez las siestas son más largas.

Nos vemos en una semanilla! #Marley #Podenco #dogslife #dogsleeping #dogs

A photo posted by manuel losada (@adasol7) on

Por eso, no hay que dejarse engañar, dice. «Ellos están durmiendo en tu corazón y se despiertan, usualmente cuando tú no lo esperas. Así son simplemente. Siento pena por la gente  que no tiene perros durmiendo en su corazón. Se han perdido de tanto», concluye.

respirando y suspirando en mi cabello :3 #pitbull #dog #dogsleeping

A photo posted by Bka Greendoll (@bkagreendoll) on

Yo ya tengo dos en mi corazón, ¿cuántos tienes tú?

Puede interesarte