Por Teresa Donoso
30 marzo, 2017

Un secreto muy bien guardado.

Si te gustan los jardines y te encanta plantar cosas que después puedas comer y usar en tu cocina, entonces probablemente siempre estés buscando métodos para lograr que el producto final sea lo más sabroso y natural posible. Una forma muy sencilla de hacerlo es usando el concepto de asociación de cultivos, que básicamente y según el sitio Notcutts tiene que ver con plantar en forma conjunta diferentes cultivos con la intención de que puedan ayudarse entre sí a captar nutrientes de la mejor forma posible y repeler posibles plagas.

Las mezclas que te presentamos a continuación son algunas de las más populares, y de seguro querrás incluirlas en tu huerta. Toda la información que encontrarás a continuación fue compartida por el sitio Uncle Luke’s.

1. Planta tus rosas al lado de una mata de ajo

Macarena Salinas / UPSOCL

El ajo puede proteger de forma muy efectiva a las rosas y también a los tomates ya que evita las plagas, especialmente las de arañas.


2. Pon tus papas al lado de esta flor conocida como “broqueletes rústicos”

Macarena Salinas / UPSOCL

Como esta flor es muy atractiva para las abejas, lo más probable es que ella se terminen acercando al lugar donde has plantado las patatas, ayudando en la polinización de aquellas plantas que estén más débiles.


3. Tus lechugas quedarán muy bien al lado del altramuz blanco

Macarena Salinas / UPSOCL

La lechuga no puede recibir la luz de sol de forma directa, si lo hace, termina por secarse. Es por eso que esta planta, que tiene una altura importante, le hace tan bien: la protege y le da la sombra necesaria.


4. Si plantas maíz, lo tienes que poner al lado de los frijoles

Macarena Salinas / UPSOCL

Los frijoles y el maíz se llevan muy bien ya que juntos logran balancear la tierra: mientras que el maíz toma todo el nitrógeno de ella, los frijoles se lo devuelven. Es un método muy natural de mantener los minerales de la tierra de tu huerta.


5. Los tomates deberían siempre ir al lado del repollo

Macarena Salinas / UPSOCL

Las hojas del tomate son muy poco apetitosas para un tipo de gusano que, en general, se come los repollos. De esta forma podrás tener un repelente natural y no tendrás que agregarle pesticidas a tu huerta.


6. Si vas a plantar sandías, que sea al lado de la flor conocida como “botón de oro” o “caléndula”

Macarena Salinas / UPSOCL

Esta flor es perfecta para evitar que los nematodos, un tipo de gusano muy delgado y largo, lleguen a tus sandías. Estos pequeños aman esta fruta dulce por lo que, nuevamente, tendrás una forma natural de combatir una plaga.


7. Tu romero ayudará al brócoli a crecer fuerte y sano

Macarena Salinas / UPSOCL

El romero es conocido por ser una hierba medicinal y por tener un olor muy característico. Usualmente se planta en pequeñas macetas y se mantiene en la cocina, pero también puedes ponerlo en la tierra, justo al lado de los bróculis, para que ayude a controlar la población de insectos que puedan intentar comerlo. Además, dicen que el olor del romero mejora el sabor del brócoli.


8. Existe una planta, conocida como «nasturtium», que le hace muy bien al pepino

Macarena Salinas / UPSOCL

Al revés de todo lo que hemos hablado hasta ahora, esta planta es muy poderosa a la hora de atraer insectos como las mariquitas (o chinitas) y también arañas. Lo bueno de atraer a estos insectos es que ellos son los depredadores naturales de insectos más pequeños, como las orugas, que usualmente disfrutan mucho de comer un buen pepino. Así, estarás usando una vez más una cadena natural para el control de plagas.


9. Y finalmente, si plantas fresas, no te puede faltar el tomillo

Macarena Salinas / UPSOCL

Se cree que las fresas pueden crecer de mejor forma si las plantas cerca de una mata de tomillo. Debido a que funciona como un polinizador natural, es posible que recibas muchas visitas de abejas que terminarán ayudando a mejorar la calidad de tu cultivo de fresas.

¿Conocías alguno de estos consejos? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte