Por Teresa Donoso
18 abril, 2017

No es exactamente lo que crees.

Si tienes perros, lo más probable es que con los años hayas notado que cada vez que hacen algo malo ponen cara de angustia, meten el rabo entre las piernas y te miran con los ojos más tiernos del universo, estilo gato con botas. Si eres como yo, probablemente eso sea todo lo que necesites para perdonarlos (sí, lo reconozco, soy débil).

Pero ¿alguna vez te preguntaste cuál es la razón por la que tu perro hace esto? Si pensabas que era para ser tierno, te diré que estas equivocado: por muy adorable que nos parezca, su comportamiento realmente se remonta a mucho tiempo atrás.

Así lo explicó Nathan Lents, biólogo experto en comportamiento animal quien le indicó a Psychology Today que esa mirada que te da tu perro se llama la “reverencia de la disculpa” y es un comportamiento adquirido de los lobos, sus ancestros.

De hecho, para los lobos este comportamiento era esencial si querían sobrevivir en la manada. Cada vez que uno se sobrepasaba, jugaba de forma muy agresiva o realizaba algún comportamiento socialmente inaceptable, la manada lo ignoraba. Para regresar, era esencial tomar la postura de la “reverencia de la disculpa” y demostrarle a la manada que el lobo en cuestión no presentaba ninguna amenaza.

De esa forma, para tu perro tú eres el líder de la manada (y si ahora te acabas de dar cuenta de que nunca hace esa pose cuando se porta mal, entonces posiblemente no te reconoce como su líder), y es a ti a quien tiene que convencer de que puede ser reintegrado.

“Como animales sociales, los perros necesitan ser integrados de forma armoniosa al grup,o y si los rechazan o los dejan solos sienten mucho dolor”.

¿Lo hubieras imaginado?