Por Antonio Rosselot
4 septiembre, 2020

Sammy apareció en la playa de Weymouth (Inglaterra) en medio de la cuarentena, pero ahora que la gente volvió a salir de sus casas, convive y juega como si nada con los bañistas. Incluso, se sube a las tablas de surf para descansar y recuperar energías.

Will Badman condujo temprano una mañana a la playa de Weymouth, en el condado de Dorset (Inglaterra), pero no fue precisamente para ver el amanecer. Will estaba buscando a Sammy, la amigable foca que ha hecho de esta playa su hogar durante las últimas nueve semanas.

Will Badman Photography

Sammy apareció en un comienzo durante el momento más tenso de la cuarentena, cuando apenas un puñado de personas estaban fuera de sus casas. La playa era el lugar perfecto para que esta joven foca buscara su alimento y se echara a descansar en la arena.

Pero a medida que las restricciones se fueron levantando con el paso del tiempo y el clima comenzó a mejorar en la costa sur de Inglaterra, Sammy vio cómo su playa se iba llenando progresivamente de gente.

Sin embargo, no se molestó en lo absoluto. De hecho, se vio muy determinado a hacer nuevos amigos para jugar.

Will Badman Photography

“Sammy tiene el hábito de aparecer de la nada frente a la gente, y trata de subirse a sus tablas de surf, kayaks o incluso a sus espaldas cuando está nadando. Al parecer adora las cámaras, sobre todo cuando se echa a descansar en la playa”.

Will Badman a The Dodo

En su visita a la playa, Badman usó primero un lente teleobjetivo para fotografiar a Sammy sin acercarse demasiado a ella, pero la foca tenía clarísimo que ella era el centro de atención: jugó a las escondidas con el fotógrafo, además de saludar, sonreír y sacar la lengua a la cámara.

Will Badman Photography

Cuando Sammy se cansa de nadar, disfruta echar un respiro arriba del paddleboard de algún bañista. Además del aventón, aprovecha de recalentar su cuerpo y descansar lo suficiente sin tener que ir a la orilla de la playa. La foca no tiene problemas con la compañía y, de hecho, a veces se acerca a los bañistas para acurrucarse.

Un grupo de voluntarios se ofreció para proteger a Sammy, que se convirtió en una celebridad local. Si bien esta joven foca puede ser amistosa y juguetona, sigue siendo un animal salvaje y no debería ser tocada ni interrumpida. Se recomendó a la gente local que mirara con distancia, mantuviera alejadas a sus mascotas y no se acercara al animal.

Finnbarr Webster / Getty Images

Sammy sigue disfrutando el calor veraniego y la atención de la gente en la playa de Weymouth y, gracias al trabajo de los voluntarios, su estadía en dicho lugar ha sido de lo más grata.

¡En cualquier momento lo declaran Hijo Ilustre de la ciudad!

Puede interesarte