Por Antonio Rosselot
15 julio, 2019

Afortunadamente, un grupo de mecánicos de un taller de la zona hizo todo lo posible por salvarla de su sufrimiento. Ahora, Marigold tiene un hogar definitivo y recibe mucho, mucho cariño.

Un hombre estaba esperando pacientemente su pedido en el autoservicio de un restaurant de la cadena Hardee’s, en Kentucky, cuando se dio cuenta de que uno de los empleados lo miraba de una manera algo extraña. Rápidamente se dio cuenta de que se escuchaban unos intensos maullidos a través del intercomunicador del restaurante, los que venían de alguna parte de la carrocería de su coche.

Una vez que recibió su pedido, el hombre se estacionó, revisó su coche y se confirmaron sus sospechas: había una pequeña gatita atrapado debajo del coche, y claramente no tenía cómo salir por su cuenta.

Midas of Francfort

Por fortuna, hay un taller mecánico justo al lado del restaurante, llamado Midas of Francfort. El hombre se acercó para preguntar si lo podían ayudar a sacar a la pequeña felina, y los mecánicos del taller aceptaron sin duda alguna. Llevaron el coche al garaje y se pusieron manos a la obra con la mayor rapidez posible, ya que todos se preocuparon de sobremanera por la salud de esta gatita.

Midas of Francfort

“Ella trató de entrar por un agujero en la parte trasera de la carrocería y quedó atascada al darse cuenta de que no podía retroceder (…) estaba muy dócil, ya que estaba cansada y deshidratada. Afuera habían más de 32º C, y es difícil explicarles lo caluroso que se sentía al estar abajo del coche”.

Scott Bourne, dueño y administrador del taller mecánico Midas of Francfort, a The Dodo

Cuando los mecánicos empezaron el procedimiento, la gatita ya llevaba varias horas atrapada y estaba muy confundida y asustada. Al tratar de sacarla, los mecánicos le hablaron con cariño y ternura en todo momento, para demostrarle que estaban ahí para ayudarla.

Midas of Francfort

Finalmente, después de un poco más de una hora de trabajo desmantelando partes del coche, los mecánicos pudieron sacar a la gatita de su trampa: todos los presentes se aliviaron de que el procedimiento fue limpio y libre de problemas. El dueño del coche estaba tan agradecido de los mecánicos que ofreció pagarles, pero éstos se rehusaron. Lo único que querían era ayudar a la pequeña felina, y el mero hecho de que estuviese sana fue un sueldo suficiente.

La gatita, luego nombrada Marigold, fue cuidada por sus rescatistas durante la noche y fue llevada a primera hora de la mañana siguiente al veterinario, quien determinó que tenía alrededor de 9 semanas de vida y que, además de unos cuantos rasguños y heridas, estaba muy bien de salud. Marigold sobrevivió a una situación potencialmente mortal gracias a la dedicación de quienes la rescataron.

Midas of Francfort

Ahora, Marigold fue adoptada por unos amigos de los rescatistas y se está acostumbrando maravillosamente a su nuevo hogar. Nadie sabe bien cómo fue que esta pequeña gatita terminó atrapada debajo de ese coche, pero afortunadamente su aventura terminó en un lugar mucho mejor: una familia que la adora y la cuida.

Puede interesarte