Por Carlos Báez
8 febrero, 2021

Se percató que algo no andaba bien con el callejero y no dudó ni por un segundo en llevar al pequeño donde su dueño para que él ayudara.

Esta perrita golden retriever, sí que le hace honor a su raza, es fiel y jubilosa, y no solo con sus humanos o sus pares, sino que con nada más y nada menos que con un gato. Se dice que los gatos y los perros no se llevan bien, pero no todos los casos son así, y esta es la prueba. Ahora revisaremos la historia de esta perrita, que se convirtió en la madre adoptiva de este gato.

Este pequeño minino estaba totalmente desamparado, no contaba con familia y no se veía bien. Ahí es donde entra a escena su nueva amiga canina, quien le fue de gran ayuda. Como una super heroína lo llevó a su casa para que recibiera cuidados, transportándola con su hocico, con un objetivo claro, que el gatito callejero se mejorara.

Paws virales / Youtube

Cuando el dueño de la perra se percató de la situación, revisó si es que había algún miembro de la familia del gato, pero como mencionamos anteriormente, el pequeño estaba solo.

Luego, el propietario de la golden comenzó a auxiliar al gatito rápidamente para que no perdiera la vida por los malos cuidados que le dio la calle, alimentándolo con un biberón 24 horas. Su salvadora también se mantuvo de su lado de manera maternal. Le dieron todo ese cariño que necesitaba.

Paws virales / Youtube

Se convirtió en su madre y su mejor amiga, formaron un vinculo especial, salen a caminar, y se acurrucan juntas, comen del mismo tazón,  y todo por una corazonada de la perrita en que algo andaba mal con la pequeña bola de nieve blanca.

Paws virales / Youtube

Esperamos que esta golden y el gatito, sigan siendo una familia por mucho tiempo más, y nos alegramos por que el pequeño minino pudo encontrar la contención que necesitaba.

Hermoso.

Puede interesarte