Por Antonio Rosselot
1 agosto, 2019

Cuando la gente adopta perritos, generalmente se llevan a los cachorros o a los de menor edad. Pero el programa «Fospice» se hace cargo de aquellos que nunca son tomados en cuenta.

Cuando una familia o persona llega a un refugio de animales a adoptar un perrito, generalmente eligen a los cachorros, pero hay muchos perros más viejos que pueden pasar meses y años esperando ser elegidos para tener un nuevo hogar. Tomando en cuenta ese problema, una organización de Nueva York está trabajando para asegurarse de que estos perros más viejitos —y por lo tanto, tremendamente vulnerables— tengan un hogar definitivo, aunque les quede poco tiempo de vida.

Real Happy Dogs

Hace unos seis años, Foster Dogs, Inc. fue contactada por refugios locales de animales, los que necesitaban ayuda con los perros de mayor edad o enfermos. Ahí fue cuando la organización se dio cuenta de que había una necesidad real de darle una opción a estos perritos para que pasen sus últimos momentos de vida en un espacio de cariño y cuidado, en vez de quedar confinados en un refugio animal.

Esta organización —que opera desde 2009— trabaja armando una red de ayuda para animales necesitados, que agrupa a grupos de rescate, hogares de adopción y cuidadores temporales. Según la información de su sitio web, Foster Dogs, Inc. también se dedica a «mejorar el nivel de educación sobre acoger y rescatar animales, y crear una comunidad de adopción positiva e inclusiva».

NY Pet Photography

Es por eso que desde Foster Dogs, Inc. decidieron hacer algo respecto a los perros ancianos y comenzaron a implementar el programa Fospice, que debe su nombre a la combinación de las palabras foster («acoger») y hospice («cuidado paliativo»), y que busca ubicar a estos canes en hogares para que pasen sus últimos días en un espacio de cariño y amor.

«Estos perros son viejos y/o enfermos terminales, y no merecen morir en un refugio animal. Necesitan tan poco y entregan tanto de vuelta (…) sólo se trata de darles confort y un hogar cariñoso».

Sarah Brasky, fundadora y directora ejecutiva de Foster Dogs, Inc., a CBS News

NBC News

El programa está bastante organizado y cubre parte de los cuidados para cada uno de los perros. Los hogares y familias que pertenecen al programa Fospice reciben distintas colaboraciones, tales como la caja mensual «BarkBox» con productos para el perro, comida gourmet de perros hecha en tiendas locales, apoyo económico e incluso una sesión de fotos con la mascota.

A su vez, la organización ayuda a estas familias un apoyo psicológico, ya que tener un perro por poco tiempo puede significar un compromiso emocional importante.

Es Noticia

«La parte más difícil es cuando alguien se compromete a pasar muchos meses con un perro del cual probablemente no saben nada. Sólo saben que este perro está en sus últimos momentos de vida y que únicamente necesitan un hogar cariñoso».

Sarah Brasky, fundadora y directora ejecutiva de Foster Dogs, Inc., a CBS News

En los años que el programa lleva funcionando, 55 perritos de 22 hogares distintos ya se han beneficiado de un hogar definitivo, y una gran cantidad de gente se ha ofrecido para adoptar a estos canes. La organización cubre todos los gastos en caso de que el perro fallezca, y si bien el shock emocional para los dueños es muy grande, desde la agrupación aseguran que casi todos vuelven a buscar otro perro para adoptar.

NY Pet Photography

Este tipo de nobles iniciativas son las que hay que replicar en todo el mundo. ¡Bravo!

Puede interesarte