Por Romina Bevilacqua
23 diciembre, 2014

Claro, todos queremos comer verduras, granos enteros, frijoles, y todo eso, a precios razonables pero ¿qué ocurre cuando quieres comer un aperitivo en alguna parada de descanso, en alguna estación de tren, o entre medio de las clases? Lo más probable es que termines comiendo esas galletas chocolate o patatas fritas que se venden en las máquinas expendedoras. Sin embargo, según informa “Modern Farmer”, un tipo llamado Lucas Saunders está trabajando para acercar la brecha entre la salud y la comodidad: Él construyó una máquina expendedora de alimentos frescos.

La máquina ‘vegetariana’ de Saunders se llama “El refrigerador del Granjero” y el concepto es bastante simple: Saunders se dio cuenta de que las únicas dos cosas que evitaban que se distribuyera comida saludable eran el alto costo que implicaba y la falta de comodidad.

farmersfridge

Una máquina expendedora soluciona ambos problemas, explica él. Es barato mantenerla (los costos de electricidad son cerca de $10 dólares mensuales) y es rápida y fácil de usar. La máquina suministra ensaladas o un aperitivo en un frasco de plástico transparente que puede ser traído de vuelta a la caseta para su reutilización. Saunders, además espera ofrecer incentivos de reciclaje a los clientes frecuentes.

Los encargados de preparar las ensaladas ponen los ingredientes en capas, para mantenerlos frescos, las ensaladas tienen un descuento de un $1 dólar por las tardes, los refrigeradores se reabastecen cada 24 horas, y lo que no se vende es donado a un refugio para desamparados. Pero lo más importante es que la comida se ve deliciosa.

1924616_659296907460344_1426020305_n

Visto en: Grist

Puede interesarte