Por Maximiliano Díaz
9 abril, 2021

Una de las cosas más lindas de su amistad, pasa cada mañana, cuando Frog acompaña a Savannah hasta la parada del autobús. Holley compartió un video de una de sus tardes, mostrando al pequeño corriendo a toda velocidad apenas escucha el sonido del vehículo que la trae de regreso.

Si una cosa es cierta, es que solemos pensar en animales, generalmente, los más lindos: animales peludos, regordetes y abrazables que disfrutaríamos tener de mascotas. Probablemente estén liderando tu lista los perros, los gatos, los conejos, o alguna hermosa ave. Pero jamás, jamás, un gallo. Son feos, cacarean muy fuerte, además, qué difícil debe ser controlar a uno, ¿cierto? Pues, aunque a la mayoría le parezca descabellada esta idea, una muchacha de Atlanta, Texas, Estados Unidos, tiene una amistad bastante especial con el gallo mascota de su familia. Y su relación es tan graciosa como tierna.

El nombre de la chica es Savannah, es quinceañera, y su mejor amigo es un gallo llamado Frog (Rana en inglés).

Frog ha vivido con la familia un par de años, y tan pronto como llegó al lugar, ellos supieron que era diferente: tenía plumas en sus pies, una condición física única, y también tenía serios problemas para caminar. La madre de Savannah, Holey, explicó que:

“Él no caminaba, saltaba. Mi hijo estaba como, ‘está saltando como una rana. Deberíamos llamarlo Frog'”.

Pero eso no era todo lo extraño que hacía Frog. Él tampoco se comportaba como los otros pollos, parecía preferir salir con los humanos, y pasar tiempo con otras especies en la granja. Holley nuevamente explicó que:

“Él era muy atento. No estaba interesado en lo que los otros pollos estaban haciendo, estaba interesado en los humanos.

No creo que él piense en sí mismo como un gallo”.

Y no le tomó demasiado tiempo a Frog escoger a su humano favorito: cuando era aún muy pequeño, Savannah lo llevó a dar un paseo mientras le cantaba. Ese día, el gallo la miró atenta mientras lavaba los platos.

Desde entonces, Frog ama estar con Savannah mientras ella lee, mira la televisión, y hace cualquier otra cosa. Realmente la ama.

Savannah es buena con todos los animales, pero la amistad que ella comparte con Frog, es realmente especial. 

Y, posiblemente, una de las cosas más lindas de su amistad, pasa cada mañana, cuando Frog acompaña a Savannah hasta la parada del autobús. Entonces, espera a que su mejor amiga vuelta de la escuela más tarde.

Holley compartió un vídeo en Facebook mostrando al pequeño Frog corriendo a toda velocidad apenas escucha el sonido del autobús que trae a Savannah.

Aparentemente, si la chica se tarda mucho en bajar del autobús, Frog se desespera, e intenta subirse para buscarla él mismo. Según la madre de la chica:

“Ha llegado al punto de que si ellos [Savannah y su hermano] no se bajan del autobús a tiempo, él se sube. Nuestro conductor es realmente muy amable. Sabe que tiene que cuidarse de Frog”.

¡Realmente es una amistad adorable!

Puede interesarte