Por Constanza Suárez
8 noviembre, 2017

Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia.

Todos alguna vez, cuando éramos niños muy traviesos, inventamos que estábamos enfermos para que nuestros padres se quedaran con nosotros o para faltar al colegio. Una táctica bastante frecuente entre niños y que los padres ya se saben de memoria. Pero nadie imaginaría que un perro podría hacer esto con sus dueños. Algo así hizo el perro de Kennady Longhurst, de 22 años y su esposo Alex Salsberry de 25, llamado Sullivan y que de cariño le dicen Sully.

 

Instagram

La historia ocurrió en Utah, Estados Unidos y todo empezó cuando Kennady volvió a su casa del trabajo para almorzar, y de pronto escuchó a Sully haciendo “una extraña combinación de entre tos y ahogo y limpiando su garganta”, cuenta la chica. Se alarmó y llamó a su esposo, quien se devolvió inmediatamente a la casa desde su trabajo.

Instagram

“Me asusté y empecé a buscar en Google sobre reanimación cardiopulmonar”, contó Longhurst a Buzzfeed. Salsberry se tomó la tarde libre para quedarse en casa junto a su perro el resto del día. Pero luego, se dieron cuenta de que mágicamente Sully empezó a actuar de forma normal. Corría atrapando su cola, sin importar su extraña enfermedad. 

Sin embargo, la tos, extrañamente, volvió en la mañana del día siguiente, justo cuando sus dueños estaban listos para ir a trabajar. No soportaron verlo así y Alex se quedó trabajando desde su hogar. Las cosas no mejoraban, entonces la pareja decidió que sería bueno llevar a su mascota al veterinario para que lo revisara y les dijera de una vez por todas, que es lo que ocurría.

Instagram

El veterinario nombró un montón de posibles causas de sus síntomas, incluyendo una infección respiratoria muy complicada, que los perros se pueden contagiar socializando con otros perros. Les hicieron distintos exámenes y pruebas. Pero el resultado final fue poco inesperado, porque Sully estaba completamente normal y sano. “Nos dieron antibióticos en caso de que existiera una infección bacteriana, pero no presentó fiebre, ni otros síntomas” dijo Kennady. “El doctor estaba bastante confundido”, agregó.

Todo lo que ocurría era muy extraño. Estaban todos, muy confundidos. ¿Que es lo que está pasando aquí? 

 

Intrigados por el estado de su perro, la pareja observó de cerca a Sully durante la semana, pero no hubo nada inusual. En otra visita con el doctor, les dijo que “ a veces los animales inventan enfermedades o cojean solo para obtener atención , un trato especial o privilegios”. 

Instagram

Y eso era, aparentemente, lo que Sullivan estaba haciendo. “Estamos seguros que el sabía que estaba fingiendo. Y es solo una forma de obtener atención extra, y vaya que lo consiguió” , dijo Alex . Sullivan fingió estar enfermo, con el solo objetivo de que ellos se quedaran junto a él todo el día. “Lo tratamos como un bebé entonces yo creo que él aprendió que si actúa raro o diferente, alguien pasará el día con el”, añadió Kennady.

No te lo pierdas