Por Antonio Rosselot
7 octubre, 2020

Este ejemplar de picogordo de pecho rosa, encontrado en una reserva natural de Pensilvania (EE.UU), tiene colores de macho en su lado derecho y de hembra en su lado izquierdo, siendo un raro ejemplo de ave ginandromórfica. Desde la reserva dicen que apenas han visto un par de estas aves en los últimos 15 años.

En muchas especies, se puede definir si son macho o hembra a partir de los colores de sus pieles o plumajes. En este caso, un pajarillo encontrado en la Reserva Natural Powdermill, en Rector (Pensilvania, EE.UU) demostró tener lo mejor de los dos mundos.

Este ejemplar de picogordo de pecho rosa (Pheucticus ludovicianus) tiene la particularidad de que su ala derecha tiene colores rosas y negros en su ala derecha y parte del pecho, mientras que en su ala izquierda tiene colores amarillos y algo cafés. Por lo tanto, tiene rasgos distintivos tanto del macho como la hembra.

Annie Lindsay

Annie Lindsay trabaja en la reserva capturando y etiquetando a las aves para hacerles seguimientos posteriores. El 24 de septiembre pasado uno de sus colegas la llamó por radio para comentarle de este increíble hallazgo. Ella supo de inmediato lo que era: un ave ginandromorfa, que tiene rasgos físicos de macho y hembra. La última vez que había visto una similar fue hace unos 15 años.

“Fue espectacular. Esta ave aún no está con su plumaje de apareamiento, así que en primavera, cuando le aparezca este plumaje, se verá aún más macho y hembra: sus colores serán más vibrantes y la diferencia será más obvia”.

Annie Lindsay a Science News

Los ejemplares ginandromórficos son encontrados en muchas especies de aves, insectos y crustáceos como cangrejos y langostas. Es probable que esta ave en particular haya nacido a partir de un evento inusual, con dos espermatozoides fertilizando un huevo con dos núcleos en vez de uno. El huevo luego puede desarrollar cromosomas de macho en un lado y de hembra en otro, derivando así en un ave con un testículo en una mitad y un ovario en la otra.

eBird

Los científicos no saben si estas aves se comportan más como machos o como hembras, o si se pueden reproducir. Además es muy difícil investigar sobre ellas, ya que los casos donde existe ginandromorfia son realmente extraños y poco usuales.

El ejemplar del cual les hablamos antes fue llevado a un laboratorio, donde se midió su envergadura con alas abiertas y le quitaron un par de plumas para hacer tests de ADN en un futuro. Luego fue etiquetado y soltado en los bosques de vuelta.

Ornithology

¡Una maravilla de la naturaleza!

Puede interesarte