Por Daniela Poblete
26 octubre, 2018

Cansada y mojada se escondió bajo el estante de una tienda en busca de calor .

Era una tormentosa tarde y una pequeña chihuahua vagaba por las calle de San Diego, California. Asustada y cansada ingresó hasta una licorería del sector para refugiarse.

La pequeña se escondió durante dos horas en la tienda hasta que uno de los trabajadores del lugar decidió llamar a Sabrina Wilkerson, una voluntaria del centro de rescate Chihuahua de San Diego.

Sabrina Wilkerson

El propietario de la licorería envío a Sabrinas unas fotografías de la perrita escondida bajo las botellas de néctar de naranja. Se veía que estaba mojada por la lluvia y habían intentado cubrirla con una toalla amarilla.

Sabrina no esperó más y fue en búsqueda de la pequeña. Cuando llegó permanecía bajo su escondite y se notaba que seguía muy asustada, pero no estresada.

Sabrina Wilkerson

Después de un rato sacó a la perrita de la tienda y la llevó hasta un veterinario de emergencia para asegurarse que todo estaba bien. Luego de eso decidió llevar a casa para darle un lugar donde dormir.

“Es dulce y se sintió acogida, es amigable. Solo estaba nerviosa”, dijo Sabrina.

Sabrina Wilkerson

Sabrina decidió llevarla al día siguiente hasta un refugio, pero no la llevó en una jaula por lo que la pequeña arrancó una vez que la puerta del auto se abrió.

La buscaron durante mucho rato, pero fue imposible encontrarla y aunque fue devastador, en la noche recibió la llamada de una mujer que había encontrado a la pequeña.

Sabrina Wilkerson

La bautizó como Austin (nombre del a chica que la encontró) y luego de estar unos días en el refugio nadie la buscó por lo que Wilkerson decidió adoptarla.

Sabrina Wilkerson

“Se lleva bien con los otros perros y es curiosa como un gato, le toma tiempo entrar en confianza, pero es un amor”.

Sabrina Wilkerson

Una vez más existen personas maravillosas que les dan finales felices a los seres más inocentes y adorables.

Puede interesarte