Por Daniela Poblete
11 marzo, 2019

La adorable Atún le demostró a su dueño que el amor a primera vista sí existe y es maravilloso.

Una pequeña extraña ingresó hasta el departamento de un hombre en Estados Unidos, la gatita callejera deambulaba por las calles en busca de comida hasta que encontró un lugar donde le ofrecieron atún y decidió quedarse para entregar todo su amor.

Adam estaba junto a su compañeros disfrutando de una junta que realizan una vez al mes, pero en aquel momento en que divisaron a una diminuta bola de pelo acercarse a su puerta decidieron cambiar la vida de la pequeña y antes de que pudiera escapar la engatusaron con un poco de atún.

Adam Laigo

Cuando la pequeña se acercó y ellos se dieron cuenta se asustó, se movió del lugar, pero Adam ya se había enamorado de ella. Entonces decidió sacar un poco de comida para engatusarla y así poder sacarla de esa triste realidad en la que vivía.

La gatita tenía mucha hambre así que siguió la comida que Adam le estaba intentando dar, una vez que se alimentó, sacó toda su ternura y se acurrucó junto a él para demostrarle que el amor a primera vista era mutuo así que decidió bautizarla como Atún. 

Adam Laigo

“La primera noche durmió en mi cama y desde entonces siempre es así. Ahora duerme debajo de las mantas junto a mí”, dijo Adam a LoveMoew. 

La pequeña fue llevada hasta el veterinario para examinarla, luego buscaron si tenía microchip, pero no encontraron nada y tampoco la reclamaron en el vecindario por lo que Adam supo que estaban destinados.

Adam Laigo

“He escogido a Atún para que esté siempre en casa… Me está enseñando cuánta energía tiene una niña pequeñas en las pocas horas que está despierta al día”, explicó Laigo.

Según su dueño adora jugar, trepar los fuertes caseros que ha preparado para ella, adora jugar con su juguetes de ratones y es muy entusiasta con ellos. Además, le encanta acurrucarse después de sus aventuras. 

Adam Laigo

“Ella es como una novia. Me dirá que es tiempo de ira la cama y dormir entre las mantas, pero no se dormirá hasta que guarde mi teléfono”, sentenció.

Adam siempre quiso una mascota y jamás pensó que una pequeña gatita callejera llegaría hasta su vida para cambiar todo. Ha pasado un mes desde que Atún llegó a su hogar y pasan la mayor cantidad de tiempo que pueden juntos.

Adam Laigo
Adam Laigo

“Ella realmente ha sido nada menos que un sueño”, explicó Adam.

Puede interesarte