Por Romina Bevilacqua
14 enero, 2016

Esta es la historia de una heroína.

Esta es una historia única, una historia que inspira, es una historia real. Y la protagonista es nada más y nada menos que una perrita que interceptó una bala arriesgando su propia vida, para salvar la de su amigo: el hijo de la pareja que la había adoptado. Myra (este no es realmente el nombre de la perrita) estaba en casa junto a sus dueños y sus hermanos, otros dos perros, cuando unos hombres entraron a robar a la vivienda y comenzaron a disparar. Desafortunadamente, ambos padres murieron en la balacera. 

Pero cuando uno de los hombres armados se disponía a dispararle al hijo de la pareja, Myra (realmente llamada Merie) se interpuso en sus planes y protegió al joven con su propio cuerpo. Y allí, recostada en el suelo cubierto de sangre y muy adolorida, ella probablemente pensó que su fin estaba cerca…

httpv://youtu.be/CaVke9Fd9Gk

Este corto fue inspirado en la historia de Merie, una perrita que fue socorrida por la SPCA, quienes la atendieron luego de esta aterradora experiencia. Cuando la perrita interceptó la bala, ésta atravesó su pata desgarrando sus tejidos y destrozando sus huesos, por lo que los veterinarios debieron amputar su pierna.

2ED92D0900000578-3336581-image-a-148_1448639881152
SPCA

Merie alguna vez fue una perrita callejera, pero esta familia en Sudáfrica la adoptó a la acogió en su casa donde ya contaban con otros dos perros.

Captura-de-pantalla-2016-01-11-a-las-14.49.19
Fuente

Aquella noche ella se interpuso entre los asaltantes y comenzó a ladrarles hasta que le dispararon, pero ella no se rindió y continuó ladrando y aullando, alertando a los vecinos y poniendo nerviosos a los ladrones quienes huyeron del lugar antes de matar también al hijo de la pareja, quien gracias a la distracción que creó su perrita logró escapar. 

Captura-de-pantalla-2016-01-11-a-las-14.51.26
Fuente

Más tarde cuando llegó el oficial de policía a la escena, llamó inmediatamente a la SPCA para que atendieran a la valiente perrita. Gracias a la rápida respuesta de sus rescatistas, lograron salvarla. Merie pasó 10 días en cuidados intensivos y una vez que se recuperó del todo, fue a casa junto el joven al que le salvó la vida y que estará por siempre agradecido de esta perrita. Ambos comparten el mismo dolor de haber perdido a sus padres, pero al menos ahora permanecen juntos haciéndose compañía.

Una emotiva historia de amor y lealtad animal. 

Puede interesarte