Por Lolita Cuevas-Avendaño
22 diciembre, 2016

Sassy nació con graves deformidades pero eso no le impide ser feliz.

Los pronósticos que Ernie Altamirano recibió de distintos veterinarios era muy poco alentadores, porque todos indicaban que Sassy, la perrita que había adoptado, no viviría más de tres años. Ella nació con algunas deformidades congénitas graves y su esperanza de vida era muy reducida.

Pero sorpresivamente Sassy cumplió 4 años y se encuentra mejor que nunca.

Facebook
Facebook

Sassy es de raza pura, pero un fallo en su genética la llevó a tener enanismo. Su tamaño es tan sólo una cuarta parte del tamaño promedio de un pitbulls en plena madurez. ¡Qué pequeña es!

Facebook
Facebook
Facebook

Los patas delanteras las tienen torcidas y las traseras parecen aletas. Su lengua no encaja dentro de su boda y tiene problemas para respirar. ¡Aún así siempre se ve feliz!

Facebook
Facebook

Valoraron la opción de operarla, pero todo indicaba que debido a su deformación, sería contraproducente a la hora de caminar.

Facebook
Facebook
Facebook

Sassy no puede ladrar sino que “aplaude” con la mandíbula para pedir lo que necesita. Ernie cree que es una histérica porque no para de hacerlo.

Facebook
Facebook

Lo que más le agrada a su dueño es que a Sassy no parece molestarle sus problemas de salud, a pesar de que son bastantes.

Facebook
Facebook

Ernie conoce poco de mamá y papá de Sassy, sólo sabe que fue entregado al refugio de animales debido a su enfermedad, en donde la iban a sacrificar.

Facebook

¡Ernie salvó la vida de Sassy!

Te puede interesar