Por Romina Bevilacqua
9 noviembre, 2014
85001_990x742-cb1414086925
Thelma dio a luz en 2012 pese a no haber tenido contacto con un macho.

Sorpresa y confusión. Eso es lo que causó la serpiente más larga del mundo cuando tuvo 6 crías sin haberse cruzado. La protagonista de esta historia es una pitón reticulada de once años llamada Thelma que se encontraba en el Zoológico de Louisville, en Kentucky y esta es la primera vez que se registra este fenómeno en la especie.

El suceso ocurrió en 2012, mientras Thelma vivía junto a otra pitón hembra llamada Louise. Ningún macho se había acercado alguna vez a la serpiente madre de 200 libras (91 kilos) y 20 pies de largo (6 metros), sin embargo la serpiente se las arregló para dar a luz a 6 descendientes hembras.

Pero actualmente nueva evidencia de ADN, publicada en julio de 2014 en el Biological Journal of the Linnean Society, reveló que Thelma es la única fuente genética, así lo comentó Bill McMahan, el curador de ectodermos –animales de sangre fría–del zoológico.

No sabíamos qué era lo que veíamos. Lo habíamos atribuido a esperma que estaba almacenada”, dijo. “Supongo que veces la verdad es más extraña que la ficción”, señaló. Los nacimientos vírgenes han sido observados en otros reptiles anteriormente, incluyendo otras pitones y especies de serpientes, expresó James Hanken, un profesor de herpetología en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts.

La reproducción sin padre en animales que normalmente requiere de dos padres se llama partenogénesis. Este fenómeno ocurre cuando cuerpos polares, o las células producidas normalmente con un huevo de los animales que normalmente mueren o desaparecen, actúan como esperma y se fusionan con el huevo.

Condiciones óptimas

snake-eggs

El número de especies conocidas que son capaces de tener partos vírgenes –pitones, boas, pájaros, tiburones y más– han crecido significativamente en los últimos años, destacó el líder del estudio Warren Booth, un biólogo de la Universidad de Tulsa en Oklahoma.

Pero hasta ahora, los científicos nunca habían sido testigos del fenómenos en pitones reticuladas. “Las pitones son una especie antigua.  Lo hemos visto en especies más modernas como en la Thamnopis”, comentó Booth, agregando que el descubrimiento ayuda a los científicos a aprender más sobre el árbol genealógico evolutivo de las serpientes.

Todavía es un misterio el por qué la partenogénesis ocurre, pese a que Booth estima que el aislamiento geográfico de los machos y el cautiverio podrían haber aportado mucho a esto. En el caso de Thelma, el parto virgen pudo haber sido gatillado por las condiciones idílicas para vivir, especula MacMahan el curador del zoológico.

“Se necesita mucho [de las pitones] para poder reproducirse y ella tenía todo lo que se necesitaba. La alimenté con comidas grandes, de 18 kilos de pollo. Ella vivía en una exhibición más grande que el tamaño típico. Había colchones térmicos. Todo estaba en óptimas condiciones”, expresa.

Ninguna novedad evolucionaria

virgin-birth-snake-01_85000_990x742
Esta pitón reticulada es una de las seis crías

Pese a solo tener una madre, la descendencia de Thelma es completamente «mitad clon». Tres de sus crías se ven como ella, reteniendo su intrincado patrón reticulado. Las otras muestran un patrón de atrigrado con colores claros amarillos y líneas negras.

Mientras que las seis serpientes se encuentran saludables detrás de las puertas de vidrio, Booth duda de su habilidad de sobrevivir en la naturaleza ya que son “altamente endogámicas y generalmente mueren temprano”.

En general, el descubrimiento revela que hay mucho todavía que no se ha descubierto de la partenogénesis. “Es algo que solíamos considerar una novedad evolucionaria”, expresa Booth, “pero es mucho más común de lo que imaginábamos”.

Original

Puede interesarte