Un poco de cuidado y cariño fueron suficientes para cambiarle la vida.

Opie la zarigüeya, fue rescatada en octubre de 2015 de la pequeña jaula sucia en la que había sido obligada a pasar 4 eternos meses. En ese entonces tenía 8 meses de vida, y era un ser nervioso e inseguro, que gruñía cada vez que un ser humano se acercaba para darle comida u otra atención.

Su rescatista, una chica joven amante del rap, tenía una difícil tarea por delante para ganarse la confianza de esta peluda marsupial. Sin embargo con paciencia y mucho amor, logró su cometido.

En un comienzo la instaló en una linda casita en el porche, que le permitía moverse con libertad por toda la casa. Opie era tímida y se mantenía escondida durante la mayor parte del día. Sin embargo con el paso del tiempo, comenzó a explorar los distintos rincones de su nuevo hogar, e incluso a acercarse a sus nuevos humanos.

En este lugar viven también varios gatos. La chica decidió mantenerlos alejados de Opie para no la fueran a asustar y estresar más. Pero bueno, no lo consiguió, y por suerte se llevaron bastante bien.

Opie and Mears ♡♡

A photo posted by Hi I'm Opie!! (@opietheopossum) on

Nadie podría decir que una zarigüeya es una mascota común y corriente. Este es de hecho un caso extremo criado en cautiverio y que no hubiese podido valérselas por sí misma en la naturaleza. Aunque bueno, terminó resultando ser como un gatito más, que tiene sus propios juguetes y que adora que le hagan cariño en la barriga.

#mom why is the #possum #drinking all our water?? #meanmuggin #cat #love my #kids

A photo posted by Hi I'm Opie!! (@opietheopossum) on

¿Qué te pareció la historia de Opie? Rescatarías a un animal que está sufriendo para darle una vida digna y llena de amor?

Puede interesarte