Tenía miedo de que sintiera celos, pero al parecer la cachorra solo quería una amiga para jugar. No le importó que fuera humana.

Cuando se tiene una mascota regalona, puede que agrandar la familia se vuelva un poco complicado, pues la llegada de un hijo puede parecerles bastante amenazante. Esto, porque se acabará la atención exclusiva y deberá ser compartida con el nuevo bebé, lo que puede terminar en ataques de celos.

Por eso, cuando Stephania Sayler quedó embarazada, sabía que debía tener una conversación con su cachorra Junie, para prepararla antes de que su hija llegara a casa.

Probablemente la llegada de esta nueva hermana tendría a la perrita bastante desconcertada, sobre todo porque la regalona de la casa siempre había sido ella y nadie más. Sin embargo, pareció tomarse bastante bien la noticia.

En un video grabado por su dueña, se ve cómo ambas comparten gran parte del día. Stephania, con un evidente embarazo avanzado, se sienta junto a su mascota para explicarle por qué de pronto su panza creció tanto, pero la cachorra parece no entender demasiado y la mira con una expresión bastante confundida.

Pero la futura mamá insiste y le cuenta que se convertirá en la hermana mayor de la niña que viene en camino.

Youtube @MaRc079100

Recién ahí parece que Junie entiende lo que sucede y tras unos segundos de asombro, se acuesta en su regazo, como aprobando la noticia y también a la nueva integrante de la familia.

Claramente su actitud tras la conversación emocionó a su madre humana, ya que ahora puede imaginar todos los momentos que se vienen por delante, viendo jugar y crecer juntas a sus dos grandes amores.

Youtube @MaRc079100

Mira aquí el hermoso momento:

Puede interesarte