Por Diego Aspillaga
14 mayo, 2020

El propietario lo dejó tirado en una remota calle bajo la lluvia. No tenía esperanzas, incluso había cerrado los ojos esperando morir en el lodo. Pero dos personas se compadecieron: le pusieron una rueda de almohada, lo protegieron de la lluvia y le acariciaron el rostro para tranquilizarlo. Hoy ya se para en cuatro patas.

Los animales merecen respeto y atención. Desde pequeños gatitos a gigantes elefantes, estas criaturas demuestran una inocencia y amabilidad difíciles de encontrar en los seres humanos y deben ser protegidos y respetados como los seres vivos gentiles que son.

A pesar de esto, y de una sociedad que cada vez los cuida más, aún hay personas que los ven sólo como accesorios y herramientas y que los desechan en el minuto en que ya no son vistos como «útiles».

Este es el caso de este caballo, el que enfermó y fue abandonado por su dueño en la mitad de la nada.

Irma Yolanda Son Hernández

El hombre, oriundo de Mazatenango, Guatemala, decidió que el equino ya no valía la pena después de que este comenzara a demostrar síntomas de una dolencia interna que no supo diagnosticar, por lo que decidió trasladarlo a un sitio eriazo y botarlo como si fuera una bolsa de basura. Como si esto no fuera lo suficientemente cruel, el hombre eligió un día con fuertes lluvias para abandonar a su animal.

Solo, sin comida y sin siquiera poder levantarse, este pobre caballo se preparaba para lo peor. El animal no tenía fuerzas para ponerse de pie, pedir ayuda o ni siquiera levantar su cabeza, la que comenzaba a hundirse entre las aguas de las torrenciales lluvias que se presentaron ese día.

Pero, afortunadamente para este animal, un alma compasiva lo encontró y decidió hacer todo lo posible por salvar su vida.

Irma Yolanda Son Hernández

La usuaria de Facebook Irma Yolanda Son Hernández se encontró con el débil equino y publicó su caso con las esperanzas de que otros la asistieran en el rescate del animal.

«Este caballito está enfermo, el dueño lo dejó abandonado. Si alguien lo pudiera ayudar y rescatarlo. Está llevando agua en este momento en la 3a. Av. Col. El Paraíso. Mazatenango», escribió la mujer en sus redes sociales.

Mientras esperaba que más gente se presentaba a ayudarla, Irma acudió a amigos y vecino para ir en auxilio del animal, cubriéndolo de la lluvia, levantándole la cabeza y acariciándolo para asegurarle que no estaba solo y que lograría salir de esto.

El animal, agradecido, solo atinaba a mirar a sus rescatistas con ojos llenos de esperanza y gratitud mientras estos hacían todo lo posible por mantenerlo despierto hasta que llegara la ayuda.

Unas horas más tarde, llegó la caballería. Voluntarios de la fundación Pro Animal acudieron a la escena con todo lo necesario para levantar al animal y salvar su vida.

Hasta altas horas de la noche, varias personas trabajaron con fuerza hasta que al fin pudieron poner al animal sobre sus 4 patas. Luego de unos minutos de descanso, pudieron trasladarlo a un lugar seguro donde recibirá toda la ayuda que necesita para recuperarse y descansar.

Irma Yolanda Son Hernández

«Bendito Dios! Ya a salvo. Gracias a los amigos de Pro Animal y quienes ayudaron a compartir», escribió Irma luego del rescate.

Irma Yolanda Son Hernández

Este caballo fue dejado por muerto por su dueño pero una mujer bondadosa y un equipo de voluntarios se encargaron de acompañarlo y ayudarlo para que pudiera sobrevivir.

Puede interesarte