Por Luis Lizama
1 junio, 2020

Lo tomaron y pusieron en una pequeña caja, para reemplazarlo rápidamente y seguir vendiendo. No les importa su vida, es el fiel reflejo de la crueldad que se vive en la industria del huevo.

La industria del huevo es una de las más brutales. Desechando a los varones, porque no producen huevos, las gallinas son sometidas a prácticas inmorales y crueles. De allí salen miles de huevos, que llegan a los almacenes y terminan en nuestras manos. La madre jamás empolla a los polluelos, así que su nacimiento es casi imposible, pero también pueden ocurrir milagros.

En este caso los dueños de un almacén fueron testigos del nacimiento de un pollo, que rompió el cascarón y salió al mundo contra todo pronóstico. Quizás su intuición lo hizo salir, para no ser devorado. Lo cierto es que, impresionados, lo grabaron y publicaron, pero de su destino poco se sabe. Lo tomaron y echaron a una pequeña caja, para después reemplazarlo y seguir vendiendo. Su vida poco y nada importa.

Te dejamos con el video de su nacimiento:

Tal como se ha dicho hasta el cansancio, el huevo que llega hasta tu plato viene con una terrible carga de sufrimiento. Pero esto no es nuevo, la industria obliga a hacer todo rápido, automatizado y no desperdiciar tiempo en lo que no produce. El 2015 ya contábamos sobre lo cruel de la producción del huevo. 

Y si bien algunos países como Francia prohibieron las prácticas crueles, queda muchísimo por regularizar. 

Fue casi al final de esta larga y tortuosa cadena, que este polluelo irrumpió en la vida, venciendo a todos los pronósticos. Confundido, sin ver a su madre y con un destino incierto, rompió su contenedor y se vio en un lugar al que no pertenecía.

Viral Press

Comprar huevos, comerlos y pensarlos como un alimento, más que una vida, es una práctica normalizada, que hacemos por costumbre e ignorando el proceso de su producción. 

Este pequeño milagro ocurrió en un local de Tailandia, pero seguramente ocurre a menudo en los lugares donde se comercializan.

Imagina estar en el supermercado y ver el nacimiento de un polluelo, sin dudas eso te haría pensar en todo lo que hemos mencionado.

Viral Press

Pero claro, el nacimiento de este polluelo no cambiará nada. Con suerte quizás produjo algún cariño entre la persona que lo grabó y el animal, pero sólo eso.

Probablemente esto ocurra mucho a las personas que se dedican a vender huevos, con mayor razón todavía debería hacerlos conscientes y humanizarlos. 

Esperamos que su llegada a este mundo haya valido la pena y hoy corra feliz por los campos, poniendo otros huevos y lejos de toda esta horrible cadena de sufrimiento.

Puede interesarte