Por Diego Aspillaga
9 enero, 2020

Tim Faulkner vio con tristeza cómo su hijo Matty se encontraba frente a frente con la muerte y destrucción que los incendios han provocado en su país. Espera que la triste postal ilustre el sufrimiento que están viviendo los animales para que no se repita nunca más.

Dicen que una fotografía vale más que mil palabras, y en el caso de los atroces incendios forestales que azotan a Australia, esto se cumple a cabalidad. 

AFP

Tim Faulkner es un experto en vida salvaje de Australia que, como todos los australianos, han visto con pavor la destrucción que el fuego ha causado en su país y la incalculable pérdida de vidas animales que los descontrolados incendios han provocado. 

Ante tal destrucción, el director de la caridad para la vida salvaje «Aussie Ark», decidió recorrer las tierras más afectadas para ver como podía ayudar a los animales que estaban sufriendo por la quema de sus hogares.

Su plan era ir sólo, él sabía que lo que iba a presenciar sería horrible. Pero su hijo Matty, de 7 años, insistió en acompañarlo.

El pequeño siempre mostró una gran vocación por salvar a los animales, al igual que su padre. Y en presencia de esta crisis, Tim consideró que su hijo también debería ver lo que estaba pasando.

AFP

Se iba a enterar tarde o temprano, era mejor que lo hiciera con su padre. 

Padre e hijo se prepararon entonces para ir en ayuda de los animales que encontraran en su recorrido, en especial de los conocidos wallabies, pequeños marsupiales que estaban en un gran riesgo de morir debido a la destrucción de sus tierras y a la presencia de depredadores que aprovechaban su desplazamiento.

Pixabay

Si bien sabían que la situación sería complicada, no estaban listos para lo que les esperaba en su travesía. 

A medida que se adentraban al territorio de los wallabies, cientos especímenes de los animales que intentaban rescatar yacían muertos al borde del camino. Quemados, heridos de muerte, ahogados, las causas eran casi tantas como la cantidad de cadáveres que veían. Tanto Tim como su hijo Matty no podían contener las lágrimas.

Tim Faulkner

«Se están muriendo todos, ¿verdad?», preguntó el pequeño con el corazón destrozado. El padre no supo qué decir. En silencio, se limitó a asentir con la cabeza mientras seguía conduciendo. 

Al llegar a una bifurcación, padre e hijo se bajaron del vehículo para dejar comida y agua para los pequeños animales, ellos sabían que muchos wallabies transitarían por ese lugar.

Mientras Tim Faulkner dejaba el alimento, su hijo Matty se alejó un poco de su lado. Al ver a dónde había ido su hijo, el hombre no pudo aguantar las lágrimas.

Matty abrazaba a un pequeño wallaby que yacía muerto cerca de una sucia poza de agua. Con mucho cuidado y cariño, lo levantó con lágrimas en sus ojos y lo meció unos minutos antes de dejarlo en un lugar con sombra para que pudiera descansar para siempre.

Tim Faulkner

«En ese minuto le agarré la cara y le dije que salvar al mundo era su trabajo, era lo mejor que podía hacer. Él aceptó en silencio», dijo Tim. 

A pesar de la tristeza de su hijo, el hombre decidió tomarle una fotografía para ilustrar lo que estaban viviendo y mostrar al mundo el sufrimiento que el calentamiento global y la irresponsabilidad humana están provocando en su país. 

‘Casi todo el hábitat silvestre del wallaby se ha quemado o está en riesgo inminente. Están hambrientos, deshidratados, expuestos a depredadores y muriendo. Encontramos a otro wallaby en el camino después de haber sido forzado a huir de los incendios», dijo el hombre al compartir la fotografía.

Phillipe Francois

«Si esta foto no dice más que mil palabras, no sé qué cosa lo hará», dijo Faulkner a Metro.

«Estoy tan orgulloso de mi increíble familia por dejar todo para ayudar donde podemos, son mis héroes», concluyó.

Si bien estaban rodeados por animales que ya no podían ayudar, el viaje de Tim y Matty no fue en vano. En su viaje de vuelta, vieron como un pequeño grupo de wallabies se congregó en el lugar donde ellos dejaron el alimento y el agua. Se veían cansados y asustados, pero comían y bebían con entusiasmo.

Tim Faulkner

«Valió la pena», pensaron ambos en silencio.

Si deseas ayudar a combatir el fuego en Australia o salvar animales afectados por las llamas, puedes donar a las siguientes organizaciones:

Hospital de #koalas en Port Macquarie

Hospital de la #fauna #silvestre de Currubin

CFS #volunteer #firefighters

Australian #Koala Foundation

Australia nos necesita.

Puede interesarte