Por Camila Londoño
11 abril, 2016

Pea y Pod ayudan a los pequeños elefantes a crecer sin sus madres.

En 2014, el equipo de una organización llamada David Sheldrick Wildlife Trust llegó a Kenya para rescatar a uno de tantos bebés elefantes que han perdido a su madres por culpa de los cazadores furtivos. Además del elefante, encontraron a dos pequeñas avestruces. Los rescatistas pensaron que sería muy buena idea darle un hogar a las pequeñas aves en el santuario de elefantes huérfanos, así que se llevaron a los tres animales.

OTR
The David Sheldrick Wildlife Trust

httpv://youtu.be/vdGRCRIf2vA

Desde ese día, las avestruces, a las cuales llamaron Pea y Pod, se convirtieron en miembros fundamentales del santuario.

Ahora, sin importar qué tan distintas son, forman parte de la manada.

11899866_10153550775514889_2586819329916740603_n
The David Sheldrick Wildlife Trust
12778975_10153960011674889_4994420534358339928_o
The David Sheldrick Wildlife Trust

Y vale la pena decir que no les va nada mal siendo «elefantes».

11879082_10153550775814889_5318941956339530047_o
The David Sheldrick Wildlife Trust

Son protectoras y grandes amigas de los pequeños huérfanos.

11038895_10153129965964889_1778055008051993471_o
The David Sheldrick Wildlife Trust

Y aunque son más altas y flacas, hacen todo por estar a su altura.

12888529_10154079139284889_4388826288695976504_o
The David Sheldrick Wildlife Trust

Y lo mejor es que no sólo son amigas de los elefantes, también tienen una linda amistad con Kiko, la jirafa bebé.

12829320_10153992835929889_6469327426043661668_o
The David Sheldrick Wildlife Trust

¡Son una gran familia!

Puede interesarte