Por Romina Bevilacqua
28 enero, 2015

El uso de las bombas de semillas comenzó como una táctica entretenida y amistosa para llevar la vegetación a espacios urbanos abandonados. Los «Jardineros guerrilleros» lanzan bolas de semillas y fertilizante en espacios cercados abandonados, tales como zonas industriales abandonadas o en sitios que no pertenecen a ninguna jurisdicción.

Hoy una compañía de California está usando las bombas de semillas como una estrategia para combatir la desaparición de las abejas, unos de los principales polinizadores de nuestras flores, frutas y cultivos. Ei Ei Khin y Chris Burley comenzaron la compañía Seedles con el propósito de propagar flores silvestres que son amigables para las abejas en los vecindarios del país. Su meta es cultivar 1.000 millones de flores silvestres con la ayuda de pelotas de semillas coloridas, proyecto que ellos llaman «Cultiva el Arcoíris».

Seed-bombers_web

Las poblaciones de abejas ha estado decreciendo por cerca de una década. Los científicos creen que existen diversos factores que contribuyen al colapso de las colonias, entre los que se incluyen la proliferación de ciertos pesticidas y parásitos, así como también del estrés. Pero, la disminución de sus hábitats naturales y las flores silvestres favoritas de las abejas, también consisten en uno de los factores importantes. Seedles espera ayudar de esta forma, al incentivar a que las personas planten más flores.

Estas pelotas de semillas que contienen flores silvestres nativas de seis regiones diferentes de Estados Unidos. Por ejemplo, la mezcla de la zona del medio oeste del país puede incluir altramuz silvestre perenne, menta limón y asclepias. Las semillas están envueltas con compost orgánico para fertilizarlas y polvos de colores no tóxicos para agregar un poquito de diversión extra. Las pelotas se pueden tirar en cualquier parte que quieras que crezcan las flores y, con la ayuda de un poco de lluvia y sol, empezarán a germinar.

Screen_Shot_2014-03-10_at_8.00.56_PM_3ac7e19a-ed77-4804-9d56-e590735a8553

Para Khin y Burley ayudar a las abejas es parte de construir un sistema alimenticio más sostenible, ya que muchos alimentos dependen de los insectos polinizadores. Burley comentó al blog Bay Area Bites que la compañía se está asociando con empresas locales de comida con mentalidades similares para regalar bolas de semillas e infundir conciencia sobre la conexión entre las abejas y la comida.

Un paquete de 20 bolas de semillas se vende por $13 dólares en el sitio web de Seedles. Si tienes ganas de practicar tus habilidades manuales, revisa este tutorial en Gardenista sobre cómo hacerlas tú mismo (en inglés).

Visto en: TreeHugger

Puede interesarte