Por Camila Londoño
16 mayo, 2016

Ellos SIEMPRE te dirán si se sienten incómodos o asfixiados.

No lo disfrutan tanto como creemos. A veces, el abrazo amoroso de un niño o incluso el de un adulto, puede ser totalmente devastador para un perro. Por eso, cuando menos lo pensamos ocurren accidentes que hubiéramos podido evitar siguiendo algunas señales. En Estados Unidos, por ejemplo, 4.5 millones de personas son moridadas por un perro cada año y muchos de esos casos nunca se vieron venir. Es grave no sólo para quien recibe el mordisco, sino para los perros que muy a menudo son sacrificados o encerrados en refugios por culpa de esto. Es triste pues en realidad los perros son muy inteligentes y se encargan de mostrarnos su inconformidad o molestia (antes de morder) a través de señales corporales.

Por esta razón, dos artistas de Los Angeles llamados Lili ChinEddie Mort decidieron poner en evidencia dicho mensajes que pueden enviar los perros para evitar que ataquen cuando no quieren hacerlo. Esto lo hicieron a través de una corta pero simpática propuesta audiovisual. Así son las cosas:

El perro está tranquilo y relajado.

Hasta que un enérgico niño lo encuentra.

El perro, nervioso baja sus orejas, camina hacia atrás y mete la cola entre las patas.

 

Después gira la cabeza para decir: “necesito un poco espacio”.

Y finalmente se lame la boca para expresar que está algo estresado.

Pero el niño no capta el mensaje, se acerca cada vez más…

Y el perro adopta una posición rígida.

Entonces cuando el pequeño finalmente decide tocar al perro…

¡Él ataca!

Para que no pase nunca más. 

Puede interesarte