Por Catalina Vásquez
8 agosto, 2016

Limpio y con olor a flores no sería el mismo.

Hay perros que se obsesionan con un objeto o juguete y no lo dejan nunca más. A continuación podrás conocer a un lindo perrito golden retriever que ama a su oso de peluche por sobre todas las cosas, y que bueno, tuvo que intervenir cuando su mamá humana decidió que había llegado el momento de darle un baño en la lavadora. 

El perrito sabía que Teddy no volvería a ser el mismo. Que el jabón lo dejaría limpio. Que el suavizante lo volvería esponjoso. Que comenzaría a oler a flores y eucaliptos. Y que para colmo, el pobre se marearía dentro de la maquina infernal y que probablemente saldría vomitando su relleno de algodón.

Desde el otro lado de la historia, la mujer estaba consiente de que su mascota no aceptaría fácilmente este baño para Teddy, y por lo mismo decidió ponerle una cámara oculta y ver de lo que era capaz para rescatarlo. 

Estas son las imágenes que consiguió finalmente:

httpv://youtu.be/F9lm_vHUO6E

¡Y sí! ¡Finalmente lo recuperó y vivieron sucios pero felices por siempre!

¿Apoyas al perro en su decisión de salvar a Teddy de la lavadora o considerabas que necesitaba un baño con urgencia?

Puede interesarte