Pasó tan rápido en su camión que no supo exactamente qué vio.

Los animales no tienen cómo pedir ayuda; igual hay algunos que deciden intentar llamar la atención de los humanos de alguna manera. Pero hay otros casos en donde realmente no pueden hacerlo y se ven en la obligación de solo esperar. Menos mal hay humanos que están atentos a sus alrededores y logran captar cuando un animal necesita asistencia.

Este fue el caso de Wayne Rowley, un camionero de la compañía British Columbia, Canadá. Hace unos días, mientras Rowley estaba transportando material, vio algo extraño que salía de la nieve en la parte del lado del camino.

Wayne Rowley

El hombre no tuvo tiempo de procesar qué exactamente había visto, por lo que decidió parar: «No estaba muy seguro de qué era,» Rowley le dijo a The Dodo. «Pensé, mejor retrocedo y veo qué fue».

Por suerte Wayne decidió retroceder, pues había un pequeño alce bebé atrapado en la nieve: «Era una pequeña cría de alce,» dice el hombre. «Bajé para ver si seguía vivo y ¡me miró!» Cuando se dio cuenta que aún podía salvarlo, paró todo lo que estaba haciendo para así ayudar.

Wayne Rowley

Rowley explica que simplemente no podía dejarlo ahí atrapado. Fue a buscar una pequeña pala a su camión y se puso a cavar: «Cavé un hoyo justo al lado de él para que así pudiera darse vuelta y ponerse de pie».

Estuvo cavando por al menos media hora, luego de eso llamó por radio a un colega y le pidió ayuda. Entre los dos pudieron enderezar al alce con una cuerda: «Se paró y me miro. Luego se subió al sendero que había hecho hasta el camino y así se fue«.

Wayne Rowley

Luego de unas horas, Rowley tuvo que pasar nuevamente por el lugar y dice que el alce no estaba por ninguna parte. Hay que dar gracias que Rowley decidió devolverse para ver bien qué exactamente era eso tan extraño que vio, si no, quizás el alce no habría sobrevivido. 


 

Puede interesarte