Por Francesca Cassinelli
9 diciembre, 2016

¡Yo quiero vivir ahí!

La gata Dinni es la única capaz de domar al enorme y hermoso dragón que tiene por hogar. En la cima de su torre observa a los insignificantes humanos que de vez en cuando la van a visitar. No entiende cómo esos seres tan despreciables son capaces de abrir las entrañas del mítico animal para guardar sus ratones de juguete, pero sí tiene claro algo: este dragón está hecho para servirle a ella. Solo a ella. 

El arquitecto que hizo su maravillosa morada es nada menos que “su humano”, Sam, quien gusta de mostrarle su cariño con construcciones de cartón con las que se supera una y otra vez.

Su construcción se ve en detalle en un video de YouTube en que podemos ver a Dinny disfrutando de su nuevo hogar.

Aunque creo que una de las mejores partes del video es su corte de inicio:

En el registro vemos cómo Dinni usa su casa -que consta de una estructura base con cartón encima, todo unido por un pegamento de gran adherencia- y pasea mirando por sus “ventanales”.

YouTube.

Algunas escaleras se abren mientras ella duerme en el penúltimo piso, y también la vemos vigilando todo desde la torre más alta (que es la boca del temible dragón).

YouTube.

¡Mira los detalles en el video!

¡Ojo! Que estas no son las únicas construcciones que hace Sam. También hizo un calendario de adviento para una amiga:

A cat advent calendar I made for Natalia.

A photo posted by prefabcat (@prefabcat) on

¡Mira esto!

more card board cat tower, I've called it dinni's landing

A photo posted by prefabcat (@prefabcat) on

¡Sus construcciones son hermosas! Y puedes seguirlas en su cuenta de Instagram o en su página web.