Por Camila Cáceres
13 Abril, 2017

Para cumplir tu cuota de ronroneos.

Los cafés gatunos son uno de esos inventos de la modernidad que, a pesar de todo, me hacen feliz de vivir en este siglo. Nuestras rutinas son cada vez más aceleradas y paramos cada vez menos en casa. Para algunos, esto hace absolutamente imposible tener las mascotas que tanto quieren. Personalmente tengo que admitir que ver a mi gata sólo dos horas por día es un poco deprimente.

Estos cafés permiten que los fanáticos de los felinos disfruten de estos hermosos animales sin ningún compromiso en su tiempo, y con un bajo impacto en su economía.

¡Y por fin abrió uno en Nueva York! Ciudad famosa por su activa vida gastronómica, que ahora también será conocida como el corazón de la ternura.

El nombre de este gran lugar es más que apropiado:

Meow.

En el Meow café puedes “rentar” tiempo en una sala especial donde los gatos tienen juguetes y tú tienes WiFi, luego, por supuesto, de ordenar alguno de los maravillosos cafés o dulces de la pastelería francesa de la que el local se jacta.

Sus diseños son ridículamente adecuados y adorables.

Lo mejor es que todos los hermosos gatos que ofrecen su amor en el café ¡pueden ser adoptados! El Meow Café sólo recibe gatos que necesiten un hogar.

Es un proyecto lanzado por amantes de los gatos para amantes de los gatos, y se nota.

¿No te encantaría ir?

Te puede interesar