Por Antonio Rosselot
20 mayo, 2019

Independiente de si es correcto o no tener un animal así en casa, la verdad es que el puma Messi se ve muy cómodo.

Últimamente, el asunto de los zoológicos ha despertado muchísimas críticas, tanto sobre el cuidado de los animales como también de la discusión ética sobre el cautiverio y sus reales fines. Si bien lo ideal es que los animales estén en santuarios u otros espacios de preservación, hay veces en que particulares deben hacerse cargo de preparar y cuidar al animal antes de su salida de los zoológicos. Pero en este caso, ese proceso podría estar durando más de lo debido.

Messi es un puma que nació en el zoológico de Saransk, en Rusia. Parte de una camada de tres crías, fue llamado así (obviamente) en honor a Lionel Messi, el mejor jugador de fútbol de la historia. Sus hermanos, Suarez y Neymar, también fueron nombrados a partir de dichos futbolistas, ya que Saransk albergó cuatro partidos del último Mundial de Fútbol, llevado a cabo en el país soviético.

IG: l_am_puma

A sus 8 meses, Messi fue rescatado por Mariya y Aleksandr Dmitriev, una pareja del sector. ¿Por qué decimos «rescatado»? Porque Messi estaba en muy malas condiciones de salud, lo que derivó en su adopción.

«Alexandr ama muchísimo a los animales, y había soñado con tener un gato grande durante toda su vida. Pero siempre pensó en tener un lince, nunca un puma. Es difícil de explicar, pero creemos que tener este puma en casa es parte del nuestro destino».

Mariya Dmitriev a The Mirror

IG: l_am_puma

La pareja cuenta que cuando Messi tenía tres meses, fue vendido al zoológico de Penza, ciudad en la que ellos viven. Dicen que fue allí donde lo vieron, y que hubo amor a primera vista.

«Estuvimos tres días pensando mucho acerca de si era moralmente correcto o no tener un puma en casa, y si tenía sentido o no. Pero nada pudo contra nuestro impulsivo deseo, así que fuimos al zoo y comenzamos las negociaciones para comprar a Messi. Nos sorprendimos cuando ellos se mostraron de acuerdo».

Mariya Dmitriev a The Mirror

IG: l_am_puma

Pero había un gran problema, y ese era el estado de salud de Messi. El puma estaba muy débil y enfermo, así que necesitaba del cuidado y cariño constante de sus nuevos padres. Si bien el proceso de recuperación fue exitoso, Messi quedó con algunas secuelas hasta el día de hoy, cuando ya tiene dos años y medio cumplidos.

«Debido a sus problemas de salud, el tamaño de Messi es de dos tercios de un puma normal y sólo pesa 90 libras (cerca de 40 kilos), pero aún así, ese es diez veces el tamaño de un gato normal.

Mariya Dmitriev a The Mirror

IG: l_am_puma

La pareja cuenta que tuvo que comprar un abrigo especial y un arnés para Messi, con tal de poder sacarlo a pasear por las calles de Penza. Asimismo, Messi es un puma muy bien portado y no ha causado ningún problema hasta el minuto. Según sus dueños, es evidente el peligro de tener un felino tan grande en casa, pero Messi es especial.

«Todos los que lo conocen piensan que es un humano en la piel de un puma. Es muy parlanchín, y siempre responde cuando le hablamos. A veces está de acuerdo con lo que le decimos, pero también puede sentirse insultado. Es un animal increíble.

Mariya Dmitriev a The Mirror

IG: l_am_puma

Ahora, el debate se centra en la parte ética. Está bien, el puma Messi puede estar muy contento y bien cuidado en casa de los Dmitriev, pero a priori no corresponde que un puma, de espíritu salvaje, sea domesticado. Los esfuerzos de la pareja dueña de Messi deberían ir en prepararlo para un nuevo ambiente, más cercano a su hábitat natural, donde pueda desenvolverse con tranquilidad como el puma que es.

Pero por mientras, Messi descansa cómodo en casa de sus padres. Y sin duda, es un mejor lugar que el zoológico.

Puede interesarte