Por Elena Cortés
23 noviembre, 2016

¡Lo comparte feliz con su humana!

Los animales nunca nos dejan de sorprender. Pueden ser tiernos, peculiares, protectores, compañeros, etc. Y la verdad es que es un privilegio tener una relación con alguno de estas hermosas criaturas. Pero, quien se llevó la lotería de la suerte es la dueña de este conejito que descubrió el sabor de las palomitas de maíz y ahora no puede dejar de comerlas. ¡PRECIOSO! 

Acto #1: Se asoma sigilosamente


Acto #2: Está muy cerca a las palomitas de maíz


Acto #3: ¡Al ataque!


Acto #4: Un conejo comiendo palomitas de maíz.


Les dejo el vídeo completo para que se llenen de ternura:

¡Yo quiero un conejito también!

Puede interesarte