Un pequeño perezoso se libró a tiempo de una vida en cautiverio y ya disfruta de la naturaleza.

Los perezosos en su niñez, necesitan muchos cuidados especiales. Por lo que Vish, el pequeño de la gama de los de dos dedos, no hubiese durado mucho tiempo en la casa en Perú donde era mantenido ilegalmente como mascota. Afortunadamente un vecino lo descubrió y alertó a las autoridades, quienes rápidamente rescataron al pequeño y lo pusieron en un lugar seguro, dando a esta historia un buen desenlace.

Vish fue llevado al Neotropical Primate Conservation (NPC), una organización sin fines de lucro de conservación y rescate, con base en Perú. Noga Shanee, una conservacionista de primates y una de las fundadoras de NPC, dijo a OneGreenPlanet que cuando Vish llegó, pensaban que no iba a recuperarse. “Hubo un periodo terrible en el cual el pequeño parecía haberse rendido”, relató. “Dejó de comer y pensamos que no lo iba a lograr. Pero nosotros insistimos y el pequeño comenzó a repuntar. Luego de esta pequeña pausa en su rehabilitación, recuperó su apetito y ya no había nada que lo detuviera”.

980x-1

Vish pasó dos semanas recuperándose en NPC, hasta que los rescatistas decidieron que estaba listo para volver a la naturaleza. Fue liberado en un área protegida, donde estará libre de los cazadores. “Decidimos liberarlo así de joven, porque fue capturado relativamente tarde y cuando estaba en los árboles era más feliz que en ningún otro lugar” escribió NPC en una actualización en su página de Facebook. “Tan pronto como Vish fue ubicado en los árboles, trepó rápidamente y comenzó a comer de ellos, mientras cantaba una feliz canción de perezosos. ¡Le deseamos mucha suerte en su nuevo hogar!”.

980x

A pesar del final feliz, no debemos olvidar que este pequeño es otra víctima del comercio ilegal de animales exóticos, que afecta a miles en todo el mundo. Como sucede con otras criaturas que son capturadas para convertirse en mascotas, la madre de Vish pudo haber sido asesinada para separarla de él en sus primeros momentos de vida. Gracias al trabajo dedicado de los conservacionistas de NPC, el seguirá cantando su “feliz canción de perezosos” en los árboles, hasta hacerse viejo.

Visto en The Dodo 

Puede interesarte