Por Camila Cáceres
20 septiembre, 2016

Le pagan con croquetas y siestas, muchas siestas. Se lo merece por su fidelidad.

Cuando este precioso pelirrojo era pequeño se encontró sin techo o comida, pero afortunadamente para él, un empleado de Chinatown, Nueva York, decidió que sería un gran elemento en su tienda. ¡Y vaya que tenía razón! En 9 años, Bobo nunca ha pasado un día entero fuera de la tienda, adora su «trabajo» y ama la atención de los clientes.

Annie Liao, otra empleada de la tienda desde el 2014, decidió que el mundo se merecía conocer a Bobo también y creó su cuenta de Instagram: Tabby_bobo.

A legendary cat has appeared in the shadows. Who could it be? #dundundun

A photo posted by King Bobo (@tabby_bobo) on

«Por favor, este es un negocio serio.»

¿Quién podría contra estos ojos?

Can I be a ballerina too? #ballerinacat

A photo posted by King Bobo (@tabby_bobo) on

«Prrrruebe nuestros prrrroductos.»

Selfie with my Australian abalone book!

A photo posted by King Bobo (@tabby_bobo) on

No les voy a mentir, esta sería la mejor estrategia de venta contra mi billetera.

Human, you're back! #welcomebackhuman #whiskerwednesday

A photo posted by King Bobo (@tabby_bobo) on

Aquí Bobo ayuda a probar la balanza.

Más negocios deberían seguir el ejemplo.

Puede interesarte