Por Romina Bevilacqua
6 diciembre, 2014
newplant1
A pesar de que cerca de todas las plantas han evolucionado para excluir de sus raíces cualquier trozo de metal a su alrededor, Rinorea niccolifera, endémica a la isla de Luzon,en la jungla de las Filipinas, lo acumula.

Investigadores han hecho un descubrimiento sorprendente en las junglas de las Filipinas: un árbol cubierto de maleza que succiona los metales del piso y los guarda dentro de sus hojas. No es la primera planta hiperacumuladora, tal como científicos reportaron en la revista ‘PhotoKeys’ principios de 2014, pero es la más nueva adición a esta familia que podría dar un impulso a la tecnología verde.

La planta, llamada Rinorea niccolifera, pude acumular hasta 18.000 ppm (partes por millón) de metal en sus hojas y raíces sin envenenarse. Estas plantas pueden ser usadas para limpiar viejas minas o suelos llenos de metal y a su vez, las hojas y raíces pueden quemarse para dejar valiosos metales que pueden ser vendidos y reutilizados.

Sólo 450 especies alrededor del mundo tienen la habilidad de succionar níquel del suelo. “La mayoría de las plantas —99.9 % de las especies de plantas— son muy buenas para excluir el metal que pudiese entrar a través de sus raíces o brotes”, dijo Augustine Doronila, un becario de investigación en la Universidad de Melbourne, en Australia y co autor del paper acerca de la nueva especie. En cambio las hiperacumuladoras como la R. niccolifera, han evolucionado la habilidad de cargar sus tejidos con el exceso de níquel, una inteligente adaptación que les permite vivir lo suficiente en suelos duros donde otras plantas no podrían.

El encuentro ocurrió en la isla de Luzon, en el sitio más grande de las Filipinas con suelos ricos en metal. Los investigadores tuvieron que medir cuidadosamente las características de la nueva especie y juntar sus frutos y flores en el transcurso de los años. Debido a que la planta estaba en una región minera, Doronila dijo: “fue incluso más imperativo el tratar de aprender más acerca de ella para ganar conocimiento, lo cual puede ayudarnos a propagarla en zonas minadas”.

La idea de desplegar plantas para luchar por un ecosistema más limpio no es algo nuevo. Usarlas con el propósito de extraer metales de suelos contaminados comenzó a popularizarse en la década de los 90’. La remediación ambiental con plantas puede resultar más atractiva en países en desarrollo debido a su bajo costo —incluso está el potencial para pagar el esfuerzo al vender los metales extraídos–. Países que han tomado la iniciativa respecto al aprovechamiento de esta tecnología verde son China, Tailandia, Brasil e India.

Doronila señala que esta nueva especie puede tener otro beneficio: “Lo más significante respecto a esta especie recientemente descubierta, es que es un árbol; a diferencia del resto, que son arbustos”.

Las posibilidades de la planta pueden ir más allá de la minería y la remediación de suelos contaminados. “Si logramos entender la química detrás de cómo estas plantas pueden cargarse con tal cantidad de níquel sin envenenarse, eso podría ayudarnos a hacer nuevos compuestos para combatir enfermedades degenerativas”, dice Doronila. Esto hace que sea aún más importante el resguardar esta nueva especie y otras como ella en sus hábitats naturales, señala Doronila.

Visto en: Take Part

Puede interesarte