¡Te necesita!

Mali lleva 40 años viviendo solo y lo único que hace durante el día es mirar la pared de hormigón que lo tiene encerrado en el zoológico de Manila, en Filipinas. Su historia ha sido compartida miles de veces en las redes sociales ya que estos antecedentes hacen que la organización por los derechos animales PETA lo reconozca como un elefante depresivo, y de los más tristes que ellos jamás hayan visto.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Su pasado no fue mucho mejor: nació en Sri Lanka pero lo trasladaron a Filipinas cuando era muy pequeño. Vivía con otros dos elefantes que murieron en 1977… luego nunca más tuvo compañía.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Esto le ha provocado problemas en las articulaciones, por estar tanto de pie y sin moverse en el cemento. ¡Ni siquiera tiene un poco de césped! Pero lo peor son los problemas emocionales y de vida que su situación le provoca.

«Los elefantes salvajes participan en actividades de hasta 20 horas al día, moviéndose y socializando con otros elefantes»

-PETA-

Por estas razones, la web de la organización está juntando firmas para poder trasladar a Mali a un establecimiento en Tailandia donde podrá desarrollarse en un lugar más amplio y lo más importante, con otros de su especie.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Y al parecer, estarían muy cerca de lograrlo. ¡Bravo!

¿Y tú, vas a firmar?

Puede interesarte