Por Camila Londoño
12 julio, 2016

“Esto ha devastado nuestra economía local y nuestro modo de vida”.

Las llaman “algas guacamole”, son una masa verde, viscosa y apestosa que está invadiendo las paradisiacas playas de Florida (Estados Unidos). Pero no sólo huelen mal y se ven mal, también son tóxicas y están afectando la economía local de lugares muy turísticos como Martin, St. Lucie, Lee y Palm Beach, donde se declaró un estado de emergencia. Las algas no sólo están afectando a las personas que viven del turismo, también tienen el potencial de destruir el ecosistema de la región. 

“Esto ha devastado nuestra economía local y nuestro modo de vida. Nuestros ciudadanos están demandando acción rápida”.

 -Sarah Heard- Comisionada del condado de Martin.

Pero ¿por qué pasó esto?

Donde hay agua, siempre hay algas, sin embargo, esta vez se reprodujo de forma exagerada. La reproducción de algas se dio por la liberación de agua controlada de una represa del lago Okeechobee. Dichas aguas tenían altos contenidos de nutrientes (fósforo y nitrógeno) que dispararon la floración de las algas. 

“Las algas están ahí en concentraciones muy pequeñas, pero de buenas a primeras les llega este exceso de comida, de buena calidad, y se dispara la multiplicación, que es rapidísima”.

-Henry Briceño-

On to the second topic! U.S. Sugar has recently invited all of Martin County 4H groups to a free tour of their facilities! This is excellent – to teach our future farmers of America about sustainable agriculture! Now, this wouldn't be so fishy if they weren't trying to sugar them up. A LARGE majority of the children who attended this event now believe that #bigsugar and the lake are completely innocent. A friend of mine posted yesterday that we need to stop blaming the farmers and stop pressing to buy the land. Her explanation was that if we buy the land the prices of crops will go up and farmers will be out of jobs. I countered the statement with a question: "So what about the hundreds of jobs that are being threatened in your own community?" Now, buying the land is not a new thought that we think will work.. It WILL work. The water once naturally flowed from Kissimmee all the way down through the Everglades. We interrupted that flow when we started planting crops there. Now, nobody is blaming the farmers. They're doing their job! However, if it were up to me, the cost of a corn cob would not dominate importance over our estuaries. If we can save our fragile and diverse waterways at the expense of paying more for my produce, I'll take it! Because truthfully, our earth is more important than our economy. After all, what good is an economy without an earth? Photo courtesy of Rebecca Fatzinger @marcorubiofla @repmurphyfl @dwstweets @scottforflorida @adam.putnam @joenegronfl @ussugarfla #stuart #stuartfl #florida #martinlocallife #martincounty #saveourriver #c4cw #lostsummer2016 #toxicalgae

A photo posted by Enlightened Environment ♻️ (@enlightenedenvironment) on

El agua no debería generar ningún tipo de “guacamole”, pero el problema es la contaminación.

Los altos contenidos de fósforo y nitrógeno se producen debido a los restos de fertilizantes de la industria agrícola regional, y en parte por los químicos utilizados para el mantenimiento del césped en campos de golf. Esto es precisamente lo que ha generado el nacimiento de este microorganismo de aspecto verde-azulado y viscoso llamado cianobacteria.

This is not what our water should look like – ever! #toxicalgae #toxicalgaestinks #stuart #florida #algaelife #rioflorida

A photo posted by Jennifer Chaparro (@amazingstreetpainting) on

¿Cuáles podrían ser las consecuencias?

Las toxinas de la cianobacteria pueden afectar el hígado, el sistema nervioso y la piel. Y si se consume agua contaminada, se puede experimentar dolor abdominal, náuseas, diarrea y vómito. Por esto “las puertas” se cerraron para los habitantes y turistas.

Si no se toman medidas, las consecuencias podrán ser aún más devastadoras. 

Puede interesarte