Por Gustavo Aldunate
27 agosto, 2014

Un pequeño pueblo en la isla Taro – la capital de la provincia de Choiseul, en las Islas Salomón – planea reubicar a toda su población en respuesta al cambio climático, informa Reuters. Es la primera vez que una capital de provincia, de las islas del Pacífico, hace esto.

Untitled-1

Las islas que conforman la provincia de Choiseul, y el resto de las Islas Salomón, se ubican al este de Papúa Nueva Guinea, en el Mar de Salomón, y al noreste de Australia. La isla Taro está a sólo 6,6 metros por encima del nivel del mar y se proyecta un aumento del nivel global del mar, de 30cm a 90cm, a fines de este siglo. Sin embargo, esta es probablemente una estimación baja. Factores de complicación, como una aceleración en la fusión de los glaciares de Groenlandia y el colapso irreversible del glaciar de la Antártida Occidental, podría superar considerablemente aquella proyección.

Según diversos informes, la elevación de los mares, traerán riesgos cada vez mayores de tempestad, tsunamis e inundaciones para la comunidad, que va de 500 a 1.000 personas. Así que, en consulta con un equipo de ingenieros, científicos y planificadores, Taro Island decidió construir una nueva ciudad en una isla mayor y más grande, a la que la población se mueve en etapas. El dinero para la compra de los terrenos, para el nuevo proyecto, fue proporcionado por una donación de US $ 3 millones del gobierno de las Islas Salomón, en 2008.

Aerial-1

Philip Haines, director del proyecto para BMT WBM, una consultora internacional que trabajó en la estrategia, dijo a Reuters que el nuevo asentamiento será capaz de manejar 5.000 habitantes al finalizar.

La infraestructura esencial, como un hospital y una escuela secundaria, probablemente se construirá en los próximos cinco años. Y, finalmente, todos los servicios, instalaciones, edificios gubernamentales, carreteras, e incluso un sistema de energía hidroeléctrica tendrá que ser construido de nuevo también. Se prevé que el proceso tomara varias décadas en completarse.

“Básicamente, se trata de una ciudad hecha desde cero,” dijo a Reuters Haines. “Así que tenemos que hacerlo y construirla bien, y que de para muchas generaciones por venir. … La reubicación es la única opción disponible para mantener a la comunidad segura y va a permitir el crecimiento y la prosperidad de la capital y la provincia futura”

solomon-islands

“El proyecto siguió los caminos de nuestras tradiciones”, añadió Jackson Kiloe, el primer ministro de la provincia de Choiseul, “hablando con la gente, escuchar a la gente y que reflejar los deseos de la gente. El equipo del proyecto, ha identificado medidas prácticas que están dentro de nuestras posibilidades para adaptarse a los riesgos de las amenazas naturales, especialmente el tsunami, que es de gran preocupación para nuestro pueblo. ”

Ese equipo fue parte del programa de $ 32 millones de la Ciencia Pacífico-Australiana del Cambio Climático y Planificación a la Adaptación, que está orientado a ayudar a las comunidades insulares del Pacífico, a comprender y responder, a los impactos del cambio climático, en particular cuando la planificación de infraestructuras y la gestión de las zonas costeras se refieren. Pero el precio final para la reubicación es probable que sean muchos cientos de millones de dólares australianos mas, de acuerdo a Haines, y el gobierno de las Islas Salomón ya busca el dinero de los donantes internacionales.

Haraguchi-Rice-Mill-1

El último gran desastre sufrido por la región fue el ciclón Ita, que golpeó las islas Salomón en abril de 2014. La tormenta tropical trajo inundaciones generalizadas, y mató al menos a 23 personas, mientras que afecto a otros 50.000. En 2007, un tsunami golpeó las Islas Salomón, lo que altera la vida de casi un cuarto de los 90.000 habitantes del país, y matando a 50.

“Somos testigos de lo vulnerable que es Taro a los desastres naturales”, dijo Kiloe en el momento.

En el atolón de Carteret, de Papua Nueva Guinea, la intrusión de agua salada, el cultivo dañado, las inundaciones y la erosión de la costa de las grandes mareas, están obligando a cerca de 2.000 personas a restablecerse en la parte continental de Bougainville. Y la isla del Pacífico de Kiribati adquirió recientemente 20 kilómetros cuadrados de tierra en una isla cercana a Fiji, por lo que sus habitantes tendrán un lugar para cultivar alimentos o incluso escapar a de las marejadas, inundaciones y aumentos del nivel del mar.

Planificadores de la isla Taro también han elaborado medidas para “colmar el vacío” – como un plan de respuesta al tsunami – y ayudar a proteger a la comunidad de los impactos del cambio climático a medida que avanza de reubicación.

Puede interesarte