Por Ignacia Godoy
23 agosto, 2016

La historia de mejores amigos más conmovedora.

No hay nada más tierno que un cachorro o un gatito. Por eso es que la estadounidense Thoa Bui, adoptó a la pequeña Rosie que se encontraba en riesgo vital, para darle otra oportunidad. Pero la gatita de solo dos semanas, sorprendiendo a Bui, no comía ni hacía nada preocupando a su nueva dueña. Un día, el perro de Bui decidió tomar cartas en el asunto y lo acogió bajo sus brazos, lo que le salvó la vida.

980x-2
Lilothehusky

Lilo, el can de Bui, poco a poco hizo de madre para Rosie y logró que volviera a comer y se incorporará, hasta comenzó a amamantarlo como lo habría hecho su verdadera madre.

Un año y medio ha pasado desde que Lilo y Rosie crearon este lazo impresionante y se han vuelto inseparables. Tanto así que incluso Rosie ha comenzado a tener comportamientos como los de un perro. Empezó a darse cuenta que todos sus amigos caninos hacían sus necesidades afuera y ella no quiso ser menos,  !hasta usa correa!.

980x-3
Lilothehusky

“Creo que ella sabe en su interior que fue criada por un husky, ella cree que es más un perro que otra cosa”

-Thoa Bui-

980x-4
Lilothehusky

Cuando salen a pasear sus amigos perros ella no quiere ser menos, y por supuesto, ¡se les une!

980x-5
Lilothehusky
980x-6
Lilothehusky

Lilo, además, le enseña costumbres perrunas como no temerle al agua y darse un buen chapuzón.

Lilothehusky
Lilothehusky

Puedes seguir las aventuras de estos dos mejores amigos en su Facebook o Instagram y seguir enterneciéndote con esta hermosa historia.

Puede interesarte