Te adelanto algo: quedó muuuy frustrado.

Cuando un tozudo gatito se encontró en la terraza de su hogar con un cervatillo descansando, no pudo contener las ganas de conocerlo y jugar con él. Así, lo observó durante unos segundos, se acercó con cuidado, lo olfateó, y cuando comprobó que el extraño animal no le haría daño, es que decidió dar el siguiente paso.

Le dio un golpecito en el cuello, pero el cervatillo no reaccionó. Le dio otro golpecito en el lomo, y el cervatillo nuevamente lo ignoró. A continuación le dio un golpecito en la oreja, que no tuvo respuesta. Y bueno, lo que sucedió a continuación, sólo puedo recomendar que lo veas en el video que compartimos a continuación.

httpv://youtu.be/omT6rgH94eI

Gatito: «¡Ohhh! ¡Un nuevo amigo!»


Gatito: «¡Hola extraño!»

 


Gatito: «Juega conmigo… ¡porfis! ¡porfis!»


Gatito: «¡Maldito extraño!»

Por extraña que resulte la situación, es común que los cervatillos se queden aguardando hasta por horas, a que vuelva su mamá. Teniendo esto en consideración, si te llegaras a encontrar con un pequeño en una situación similar, lo ideal es dejarlo en absoluta paz y tranquilidad, hasta que ella regrese.

Si por el contrario, ha pasado demasiado tiempo y comienzas a creer que está perdido, lo ideal es que te contactes con los encargados de vida silvestre de tu localidad.

¿Un gatito insistente o adorable?

Puede interesarte